Conectarse

Recuperar mi contraseña

Trama
Las guerras terminan, los destrozos se reconstruyen, la vida sigue... pero la historia siempre se repite. Harry Potter pudo ganar la batalla contra Voldemort pero la guerra contra la magia oscura aún perdura, pudo conseguirnos un descanso para reconstruirnos, para llorar nuestras bajas... pero el descanso llega a su fin y la guerra vuelve a entrar en todos los hogares mágicos, ya no solo de Inglaterra si no del mundo entero.
Voldemort fue expulsado del mundo de los vivos, pero ¿qué pasó cuando llegó al de los muertos? con exactitud saberse no se sabe, pero si sabemos que ha vuelto, de nuevo escondido entre las sombras, atacando oculto tras de las mascaras de la nueva generación de mortifagos, no hay duda ninguna de su regreso pero ¿cómo ha podido suceder? y más importante ¿qué vamos a hacer ahora? Harry Potter ya no se encuentras entre nosotros para ser el niño de la profecía y además si Voldemort ha regresado del mundo de los muertos, ¿quién mas ha podido hacerlo? por que los problemas no solo han resurgido en Inglaterra, en otros países también sufren la ira de un nuevo señor oscuro ¿tendrán algo que ver?






















  0000     0000       0000





  0000     0000       0000
Los posteadores más activos del mes


 









Sala de estar del piso de arriba

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Sala de estar del piso de arriba

Mensaje por Mike Coman el Mar Feb 26, 2013 5:24 am

Cuando pregunté a Gabriella que hacía aún despierta ella contestó que su madre la había dejado de ver que acabase la película ya que le quedaba poco – vale, entonces si mamá te ha dejado lo puedes hacer – dije a la pequeña dejándola así acabar de ver la película. Luego Artemisa dijo que ha conseguido que la pequeña vea otra película, me quedé verdadera mente sorprendido, ya que la pequeña era lo suficientemente cabezona como para no dejarse convencer a nada – me tendrás que contar el truco – dije riendo suavemente. Luego Artemisa le recordó a la pequeña que al acabar la película tenía que ir a la cama. Sonreí al ver la pequeña mirar tan fijamente la televisión, parecía que en su mundo solo existía la televisión y los demás ni tan solo estábamos allí. No pude evitar reírme un poco – que centrada que está – aunque por ser sincero todos lo estuvimos así cuando éramos pequeños, la tele era nuestra mayor adicción.

Artemisa se levantó del sofá y se sentó en el reposa-brazos de la butaca donde yo estaba sentado, me preguntó que tal me había ido. Coloqué mi mano en la parte de su cintura más lejana a mi y la otra la dejé en la pierna más cercana acariciándola suavemente – bien, Teddy se vendrá a comer algún día de estos para ver a todos, también me ha contado que Yunna y él lo han dejado, pero lo han dejado bien, han quedado como amigos pero se darán un respiro, Teddy ahora se tomó unas vacaciones y renovará la casa y Yunna se fue a Francia a ver algunos parientes – estaba bien los planes para darse un respiro antes de volver a verse y comportarse como amigos – Luego me encontré con Alicia, me preguntó por ti y le dije que estabas bien, un poco estresada por los pequeños pero que todo bien, también la invité a que se pasara por casa algún día de estos – hice una pequeña pausa para pensar si me faltaba algo o no – y creo que no me dejo nada – dije mientras mi cabeza recapacitaba todo el día. Luego la miré a ella dulcemente - ¿tú y los niños que habéis echo durante mi ausencia? - pregunté con curiosidad para saber lo que me iba a contar. Normalmente eran cosas típicas, jugar, dibujar, dormir, leer o cualquier cosa, pero igualmente quería saber como había ido su día.

Después de escuchar su respuesta pasé mi mano de encima de su pierna por debajo de sus dos piernas, la otra mano la dejé en y la levanté un poco con la dos manos y la senté encima mía pero teniendo la no de espaldas o de frente, sino de costado. Después de sentarla encima mía me acerqué a su oído para que Gabriella no escuchara nada – después de que ella se vaya a dormir ¿por qué no te pones un vestido de los que te quedan deslumbrantes y te arreglas un poco? - dije en voz baja a su oído luego me alejé un poco de ella pero quedando aún cerca suya – tengo una sorpresa – dije son una sonrisa antes de besar sus dulces labios con un simple beso.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar del piso de arriba

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Mar Feb 26, 2013 8:12 am

Después de que mike le dijera que si yo la había dejado no pasaba nada y de que yo le diera el aviso de que cuando terminase la película debía irse a dormir, Gabriella volvió a olvidarse de nosotros para sumergirse en la historia de Hércules.
Ambos nos reimos cuando anuncié que había conseguido que viera otra peli y dijo que tendría que darle el truco, pero antes de que dijera nada Gabriella nos chistó para que la dejasemos concentrarse en la película, no pude evitar reirme más aún al verla tan embobada, pero bajé el tono para hablar con Mike. - Mucho, y eso que al principio me puso pegas...- ella po supuesto quería ver Peter Pan, y aún cuando le conté la de hércules y le dije que le iba a gustar accedió a regañadientes y con la condición de que mañana tocaba peter Pan.
Cuando me senté en el reposa brazos pasó una mano al lado contrario de mi cintura y la otra la dejó sobre mi pierna acariciándola un poco. Emopezó ao contarme todo lo que había hecho, al principio por lo visto se encontró con Teddy y dijo que vendría a comer - ya tengo ganas de verlo la verdad - comenté sonriendo - hace muchísimo que no los veo a ninguno - dije después de oir que se habían separado, pero no había sido una separación como las nuestras de cuando nos habíamos peleado si no que se llevaban bien solo que sin ser pareja. Después se encontró con Alicia quien añadió que también se pasaría algun día a comer.
Después preguntó por lo que habíamos hecho los niños y yo - nada fuera de lo normal, los dos peques han estado considerablemente tranquilos hoy y gabriella...-me reí - bueno a Gabriella ya la ves, esta mañana estuvo jugando en el jardin... ah y luego hemos hecho un pastel entre las dos - viendo que se aburría ya que normalmente como yo estaba con los pequeños era Mike quien jugaba más con ella, dejé a lily a cargo de Daniel y Katherine y me puse a hacer un intento de pastel con ella - hemos quedado en que te esperaríamos para que fueras el primero en probarlo - dije riendo ya que ni la niña ni yo habíamos quedado muy seguras del resultado.

Entonces pasó su mano por debajo de sus piernas y me elevó un poco hasta ponerme encima de sus piernas sentada de lado. Se acercó a mi oido para que Gabriella no oyese nada y me dijo que cuando la niña estuviera dormida me arreglase por que tenía una sorpresa para mi y luego me dio un simple beso - que sorpresa? - no pude evitar con curiosidad por saber que tenía preparado aunque ya estaba segura de que no iba a contarmela hasta que la viera por mi misma. Insistí un poco poniéndole caritas tontas aunque sabía que serviría de nada. Terminé por acomodarme aún sobre el y ver el fin de la película - te ha gustado? - le pregunté a gabriella aunque ya se veía la respuesta, la niña asintió y no pude evitar reir un poco. Me puse en pie - bueno pues ya sabes lo que te toca, dale un beso a papá y te acompaño - la niña se acercó a Mike y le dio un beso en la mejilla - buenas noches papi- dije dulcemente y luego la cogí en brazos aunque ya no pesaba tan poco como cuando era más pequeña pero se veían que estaba cansada, no estaba acostumbrada a estar hasta esa hora. Una vez en su cuarto, la arropé, le di un beso y las buenas noches. Después salí y me metí en la habitación de Mike y mía donde los dos pequeños estaban durmiendo aún. Abrí el armario mirando las perchas sin saber que ponerme. Hacía bastante que no me arreglaba, el trabajo de ministra suponía un aspecto prácticamente impecable por lo que normalmente me elegían la ropa y casi nunca tenía que preocuparme por eso, pero desde la baja entre hospital, reposo y cuidar de los niños no había salido mucho por lo que no me había hecho mucha falta arreglarme. Por suerte gracias a los ejercicios, pociones y sobretodo a la magia estaba de nuevo casi igual que antes de tener a los niños, por lo que todo me debía quedar mas o menos bien. Cogí primero un vestido azul, era uno de los que más me gustaba, era azul, pero luego mirando los demás vi otro rojo, lo pensé un momento y finalmente me decanté por el segundo. Era ceñido, con manga francesa y cuello redondo de encaje. Fui al baño y me puse frente al espejo y decidí dejarme el pelo suelo echado hacia el lado derecho y agarrado con algunas pinzas para que no se fuera hacia el otro. Me maquillé levemente como solía ir siempre, sin que se notase mucho pero estando ahí con la única diferencia de que cogí un pintalabios rojo. Volví a la habitación y cogí unos tacones a conjunto con el vestido y salí con ellos en la mano cerrando la puerta tras de mí para no hacer demasiado ruido cuando me los pusiera y así no despertar a los niños
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 23
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar del piso de arriba

Mensaje por Mike Coman el Miér Feb 27, 2013 6:58 am

Artemisa dijo que había costado mucho convencerla de que viera otra película, y eso que al principio puso pegas. Siempre era así, con lo cabezota que era era difícil convencerla, no sé si lo habrá sacado de mi padre o de Ginna, o lo habrá sacado al crearse con nosotros dos y nosotros somos un gran ejemplo de lo cabezotas que nos podemos llegar a poner solo por mantener nuestra opinión a lo alto.

Comentó que ella ya tenía ganas de ver a Teddy, ella y a todos seguramente, era el típico amigo con el que nos veíamos una vez cada tanto tiempo y solo nos contamos lo que sucedió todo este tiempo en un solo día y luego volvemos a separar nuestros caminos de nuevo hasta la próxima quedada, y eso era bastante patético porque todos compartíamos la profesión de aurores. Pero no me sentía mal por ello, porque sabía perfectamente que si alguno necesitase ayuda el otro no tardaría en aparecer. Eso era bastante bueno, saber que a pesar de todo la amistad no se va y que siguen pensando en ti de vez en cuando.

Me contó lo que habían echo ella y los niños, dijo que nada fuera de lo común, los dos más pequeños estaban tranquilos y hoy Gabriella jugó en el jardín como una de las muchas veces e hicieron un pastel las dos juntas. “Oh, oh...” pensé en mi cabeza, ellas dos eran un verdadero peligro en la cocina, pero pensé que al estar Lily quizás no sucedió nada, pero quien sabe, ellas dos en menos de un minuto podían liarla completamente por toda la cocina. Suerte que no había mirado la cocina al llegar por si me esperaba algo bueno - ¿y no habéis echo nada malo? - pregunté esperando lo peor. Ella comentó que esperaron a que probara yo el primer cacho, allí me quedé algo preocupado por como sonaba ese comentario – eso parece como “vamos a dejar que papá se muera primero en caso de que no salga bien” - comencé a reirme después de lo que había dicho. Sabía que no era así y que no iba a llevar nada mortal, en todo caso lo único que podía fallar era o el aspecto o el sabor, pero no iba a ser mortal para nada, pero por tomar un poco la broma no estaba mal.

Preguntó que tenía preparado para ella, en ese momento sonreí, me encantaba dejarla con esa curiosidad, ella era muy curiosa, ella y yo también, y aunque era cruel me gustaba dejarla con esa intriga en la cabeza – es una sorpresa – dije mientras que saqué la lengua para dejar claro que no lo iba a contar por nada. Intentó convencerme poniendo algunas caritas de pena pero ninguna cara sirvió para ello. Al final se rindió y acabó por acomodarse encima mía y ver la el final de la película, yo coloqué mis manos abrazándola a ella y hacer lo mismo que ella. Al acabar la película Artemisa preguntó a Gabriella si le había gustado la película y ella asistió con la cabeza. Artemisa se puso de pié para acompañar a la pequeña a su dormitorio no sin antes de que la pequeña se despidiera de mi dándome un beso en la mejilla y deseándome buenas noches – buenas noches princesa – le dije a la pequeña sonriendo y mirándola con dulzura, la quería mucho a la pequeña y por cada cosa que había mal parecía un pequeño mostruo insoportable, pero muy pocas veces se enfadaba o se ponía caprichosa por lo que casi siempre era una niña completamente adorable. Artemisa se fue con ella en brazos ya que sino Gabriella se iba a caer de sueño por el camino hacia la cama. Yo de mientras fui a nuestra habitación para coger un traje típico de camisa blanca, pantalones, zapatos y chaqueta negra, pensé en si coger también alguna corbata, pero lo dejé estar al pensar que tampoco era una cena de empresa o muy formal, y además pensaba que para esta ocasión tampoco importaba ir formal por completo, bastaba con llevar algo que no solía ponerme todos los días. Me fui al baño para luego escuchar como Artemisa iba a nuestra habitación. Yo me vestí lo más rápido que pude, ponerme desodorante y un poco de colonia que estaba por estrenar que me habían regalado hace poco y cuando ya estaba más o menos listo cogí la chaqueta del traje dejé mi ropa del día para lavar y salí de allí para ir a la planta baja. Cuando estuve en la planta baja escuché como Artemisa entraba en el baño, había tenido suerte.

En la planta baja me acabé de colocar todo más ordenado y fui a la entrada donde tenía las bolsas de los recados que había echo, había varias cosas, cosas para la casa y cosas que había comprado para esta ocasión, o mejor dicho, solo dos pequeños detalles. Cogí esos dos detalles. pasé el brazo por detrás para tenerlo en la espalda y esperé al pie de las escaleras a un costado, sabía que Artemisa al ver que no estaría arriba bajaría a la planta de abajo, y así sucedió. Después de que esperase un poco ella bajó a la planta de abajo, y no me quedé con la boca abierta si no fuera porque ya la tenía sonriendo al ver su belleza de cada día con más brillo. Cuando le quedaban solo unas cuatro o cinco escaleras para bajar decidí despegar decir palabra - ahora sé que esta noche no haremos nada de adultos, me daría pena destrozar el como te has arreglado hoy - dije un poco riendo más que nada por la primera parte, pero la segunda era cierta, no quería estropear el como se arregló hoy porque estaba verdaderamente hermosa – cada vez que quieres deslumbras de verdad – dije sonriendo ya diciéndolo seriamente. Después de decir esas palabras mostré lo que tenía en mi espalda, tenía dos rosas, una roja y la otra blanca ya que no pude decidirme por cual color escoger y acabé cogiendo una de cada, y lo otro era una caja de bombones donde había bombones con fruta silvestre, o crema o era de chocolate blanco, por lo que tenía variedad y no eran todos iguales – un pequeño complemento para comenzar bien nuestra noche – dije sonriendo dulcemente.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar del piso de arriba

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Miér Feb 27, 2013 7:59 am

No pude evitar reirme de la cara que puso cuando le dije que Gabriella y yo habíamos hecho una tarta, era como si ya supiera que algo habíamos liado, aunque no hacía falta mucha imaginación para suponer eso. Preguntó si habíamos hecho algo malo, lo pensé un rato, la cocina no había terminado muy bien precisamente - Gabriella dio una muestra magnifica de que es una bruja cuando hizo que saltara chocolate por todos lados, pero ya no quedan pruebas - todo había terminado lleno de chocolate, la cocina, Gabriella yo y hasta Kyra que se había metido en ese momento, la pobre no se lo esperaba. No pude evitar reirme cuando mencionó que lo dejábamos probar primero por si se moría para no comernosla nosotras, por supuesto era una broma, la tarta no llevaba nada que pudiera causar la muerte, por muy mal que saliera pero de todos le seguí la broma medio riendo - nos has pillado - puse cara de culpable pero aún con el aire de broma.

Como bien había supuesto se cerró en banda a contarme ningún detalle de su sorpresa así que simplemente vimos el final de la película, luego le dio las buenas noches a Gabriella y yo me la llevé para meterla en la cama. Mientras yo decidía que ponerme y me cambiaba y todo escuché algunos pasos que indicaban que Mike también se estaba moviendo pero no coincidimos en ningún momento cosa de lo que me alegré ya que prefería que no viera nada hasta que hubiera terminado completamente de arreglarme. Cuando después de todo me puse los zapatos y regresé al salón de la planta superior Mike no estaba allí, tampoco parecía que estuviera en esa planta así que decidí bajar a la planta inferior donde, efectivamente, estaba esperándome. Llevaba un traje de chaqueta normal con camisa blanca y sin corbata a diferencia de como solía ir normalmente. No había terminado de bajar la escalera cuando oí sus palabras y no pude evitar sonreír un poco sonrojada - ha sido idea tuya - comenté con una sonrisa - tu tienes permiso para destrozarlo, tampoco es tanto - me acerqué a él y le dí un beso. Me sonrojé más aún cuando dijo que podía estar deslumbrante cuando quería, en otro momento le habría dicho que es un exagerado pero por una noche dejé el cumplido tranquilo, después sacó lo que escondía en su espalda, dos rosas, una roja y otra blanca, y una caja de bombones. Cogí las rosas, era la flor más típica del mundo para regalar en esos momentos pero eran realmente flores bonitas - son preciosas - comenté, luego miré los bombones y reí - no puedes traerme esas cosas... sabes lo que me gusta el chocolate - y eso era malo cuando estabas haciendo plan para recuperar un poco el cuerpo después de un embarazo, pero por un día...
Le rodeé el cuello con los brazos y al tomar aire noté el olor de una colonia que le había regalado hacía poco tiempo, en un principio pensé en decirle lo increíble que era al oído pero después de quedarme completamente enamorada del olor se me fue de la cabeza y solo pude decir una cosa - que bien hueles...- comenté mientras volvía a respirar profundamente, le di un beso en el cuello y luego me separé un poco aún con los brazos alrededor de su cuello - échatela más a menudo - sinceramente era de esas veces que simplemente me encantaba
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 23
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar del piso de arriba

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.