Conectarse

Recuperar mi contraseña

Trama
Las guerras terminan, los destrozos se reconstruyen, la vida sigue... pero la historia siempre se repite. Harry Potter pudo ganar la batalla contra Voldemort pero la guerra contra la magia oscura aún perdura, pudo conseguirnos un descanso para reconstruirnos, para llorar nuestras bajas... pero el descanso llega a su fin y la guerra vuelve a entrar en todos los hogares mágicos, ya no solo de Inglaterra si no del mundo entero.
Voldemort fue expulsado del mundo de los vivos, pero ¿qué pasó cuando llegó al de los muertos? con exactitud saberse no se sabe, pero si sabemos que ha vuelto, de nuevo escondido entre las sombras, atacando oculto tras de las mascaras de la nueva generación de mortifagos, no hay duda ninguna de su regreso pero ¿cómo ha podido suceder? y más importante ¿qué vamos a hacer ahora? Harry Potter ya no se encuentras entre nosotros para ser el niño de la profecía y además si Voldemort ha regresado del mundo de los muertos, ¿quién mas ha podido hacerlo? por que los problemas no solo han resurgido en Inglaterra, en otros países también sufren la ira de un nuevo señor oscuro ¿tendrán algo que ver?






















  0000     0000       0000





  0000     0000       0000
Los posteadores más activos del mes


 









Verona Swarch

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Verona Swarch

Mensaje por Verona Swarch el Dom Feb 17, 2013 10:11 am


Verona Swarch Vincent
Nada es lo que parece.


● D A T O S P E R S O N A L E S
NOMBRE : Verona
1º APELLIDO : Swarch
2º APELLIDO : Vincent
SOBRENOMBRE : Vero o Vika (pocos conocen éste último)
FECHA DE NACIMIENTO : 28 de mayo de 1998
LUGAR DE NACIMIENTO : Francia
NACIONALIDAD : Francesa
CLASE SOCIAL : Alta
SANGRE : Pura

● D O C U M E N T O S I M P O R T A N T E S
DNI : -
PASAPORTE : -
REGISTRO SANITARIO : -

● P R O C E D E N C I A
PAIS : Francia
PROVINCIA : París
CIUDAD : París
DIRECCION : Bulevar Voltaire

● F A M I L I A R E S
· PADRE
NOMBRE Y APELLIDO : Antoine Swarch
SANGRE : Pura
ESTATUS DE VIDA : Vivo
ESTADO CIVIL : Casado

· MADRE
NOMBRE Y APELLIDO : Juliette Vincent
SANGRE : Pura
ESTATUS DE VIDA : Viva
ESTADO CIVIL : Casada

● D E S C R I P C I Ó N F Í S I C A
De niña, Verona fue considerada una de las chicas más guapas de París, pues su madre, en uno de esos arrebatos que le dieron, la llevó a un concurso de belleza para niñas y ganó. Sólo por eso le hizo Juliette un regalo para su futuro: un vestido que sabía que lograría ponerse, un vestido morado que no suele ponerse mucho Verona, sólo en ocasiones especiales.
Sus ojos y su pelo rizado siempre fueron envidiados por todas las chicas que conoció en uno de los colegios muggles a los que asistió para mantener oculta su naturaleza mágica, por eso nunca consiguió amigas con las que pasar el tiempo y jugar en los recreos. Y por muy triste que eso le hiciera, cuando cumplió los trece años encontró su “venganza personal” al comprobar que los cuchicheos que hacía años sus compañeras muggles hacían sobre ellas no se habían cumplido, pues seguía tan hermosa como siempre o más.

● D E S C R I P C I Ó N P S I C O L Ó G I C A
Una palabra basta para definir la personalidad de esta Slytherin. Peculiar. Quizá sea por la infancia que vivió en su amada Francia, por ser una niña mimada de su abuela, o porque siempre se sintió abandonada por sus padres; pero a pesar de haber caído en la casa de las serpientes, es una de las chicas más simpáticas que ha podido pasar por el colegio. Siempre parece que está feliz, ocurra lo que ocurra, aunque esto es sólo una fachada que oculta la cruel realidad que esconde en el rincón más oscuro de su alma.

Suele confiar en cualquier desconocido, a no ser que algo de esa persona no le entre por los ojos. De ser así, ella tratará de mostrarse distante, llegando a parecer fría en algunas ocasiones por ciertos comentarios que puede llegar a soltar. Con el tiempo ha aprendido a no confiar mucho en los demás ni en las apariencias, pues en este mundo donde la magia predomina, nada es lo que parece.

● H I S T O R I A A N T E S D E H O G W A R T S
Verona Swarch, hija de Juliette y Antoine y nieta de Susan Swarch; nació un 28 de mayo lluvioso en París. Todo parecía muy feliz en la familia, pero si fue cierta esa felicidad, pronto se desvaneció con la marcha de los padres y su hermana mayor de la casa de su abuela, Susan. Y así, fue creciendo poco a poco, como una niña normal, sola, sin que nadie de su familia directa estuviera con ella viviendo su día a día, conociendo sus pensamientos, sus sentimientos, convirtiéndose así en una niña mimada y caprichosa por las atenciones que recibía de su abuela.
En numerosas ocasiones, desde que la niña cumplió los cinco años, viajaron a los Ángeles por las vacaciones de verano, pues Verona había entrado en una escuela muggle para recibir una “digna” educación antes de que su abuela decidiera enseñarle el arte de las pociones y la historia de la magia, las dos asignaturas que ella siempre manejó a la perfección. En esas vacaciones conoció a Hermit y su hermana, unos niños que vivieron durante años en un orfanato tras la muerte de sus padres, y con los que jugaba mientras permanecía allí. Y aunque era pequeña, cada año que pasaba sentía más cariño por el que era su mejor amigo, el único amigo que la comprendía y la hacía feliz. Un cariño que poco a poco fue convirtiéndose en amor aunque la pequeña Verona no entendiera bien el significado de esa palabra ni de sus propios sentimientos. Sus nuevos amigos fueron los que lograron cambiarla a mejor, haciendo que la niña mimada y caprichosa desapareciera por completo, transformándose en una niña completamente diferente. Pero cuando cumplió los ocho años y volvió, no encontró allí a su amigo y una gran pena la invadió por completo haciendo que cambiara su actitud para con las niñas que se encontraba o con las que “jugaba” cuando su abuela la llevaba al parque. Uno de esos días que su abuela la llevó al parque, estaba jugando con una niña menor que ella un año cuando se encaprichó con la muñeca que no estaba usando su compañera de juegos. Entonces aprovechó la ausencia de su abuela, que fue a socorrer a una compañera que tuvo en su antiguo trabajo, para intentar quitársela a la niña, pero la ésta fue más rápida y la tomó en sus brazos con fuerza, sin dejar que se la quitara. Entonces, la joven Verona, que no sabía lo que hacía, vio de repente cómo la niña comenzaba a chillar y a ponerse roja, víctima de la presión invisible que hacían sobre su cuello. Al notar que la niña dejaba de ejercer fuerza con las manos y poco a poco dejaba libre su muñeca, ella ejerció más presión sobre su cuello casi sin tocarla apenas. Gracias a Dios que la niña soltó pronto la muñeca, sino no habría podido salir viva de aquello. Salió corriendo con la muñeca una vez ésta fue tirada sobre la arena, con lágrimas en los ojos por lo que acababa de experimentar con aquella niña que no le había dejado jugar con la muñeca que aún llevaba en las manos. Muchos hubieran dicho que era la mismísima hija del diablo -cuanta razón podrían tener- pero nadie supo nada sobre aquello y por mucho que la niña de la muñeca la denunciara ante sus padres, éstos no la creyeron y dejaron aquel tema como la “imaginación” de una niña pequeña.
Unos años después, con la muñeca aún de la niña y al cumplir ella diez años, comenzó a soñar con que mataba a una niña de su misma edad en un parque por una muñeca. Aquello la había trastornado tanto que se había convertido en un trauma infantil generado por culpa de esa maldita muñeca. Intentó alejar esas pesadillas tirando a la basura la muñeca, pero ni aun así logró que se fueran lejos. Le contó a su abuela lo sucedido años atrás, y ésta, en lugar de reprimirla y castigarla, la escuchó y la entendió bien. Sabía que su nieta no lo había hecho queriendo, sino llevada por el egoísmo y las ganas de aprender para qué servía aquello que le hacía a la niña. Y aunque creía que los sueños eran lo único que la traumatizaban, llegaba un momento en que la locura llegaba a ella y era entonces cuando se la veía en unos momentos alegre y al segundo triste. Su abuela no supo qué hacer entonces, salvo mantener la mente de su nieta ocupada para que aquello no volviera a suceder. Así fue como la introdujo en el mundo de la magia, confesándole que lo ocurrido en el parque había sido el comienzo de lo que más adelante aprendería en una de las escuelas mágicas. Por ello, para introducirla un poco más en ese mundo, la enseñó su arte en las pociones y también un poco de historia de la magia, para comprender un poco mejor por lo que iba a pasar y el mundo en que se encontraban. Verona aprendió rápidamente todo lo que su abuela le enseñaba con todo su cariño. Cuando cumplió 13 años, sorprendentemente le llegó la carta de Hogwarts, un poco tarde por circunstancias desconocidas para ella.
- Abuela, ¿qué es Hogwarts?
- Cariño, es un colegio donde enseñan a jóvenes como tú cosas similares a las que te enseño yo, pero con profesores especializados.
La jovencita abrió con manos temblorosas el sobre y leyó en voz alta:
- Srta. Verona Swarch Vincent, ha sido admitida en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería...
Ella no pudo leer más, ya que un grito de alegría salió de sus labios. Se abalanzó sobre su abuela para abrazarla con una sonrisa.
Ese mismo día, prepararon las cosas para salir hacia Londres. Como su abuela conocía a bastante gente allí, hizo unas llamadas para que le dejaran en alquiler una casa cercana al Callejón Diagon que dispusiera de Red Flu. Entonces, cuando todo estuvo preparado y borraron todo signo de su pasado de aquella casa, mediante aquellos polvos viajaron hacia su nueva casa en Londres. Tras dejar bien preparadas todas las cosas de su abuela Susan en aquella casa, fueron a comprar los materiales necesarios para el curso que le esperaba mientras su abuela iba a sacarle el billete del expreso de Hogwarts y le compraba un regalo doble: una lechuza y una gata con la que pudiera estar y así acordarse de ella en su estadía en Hogwarts. Ese mismo día, Verona atravesó el andén 9 y tres cuartos para subirse al tren que la llevaría al colegio de magia y hechicería, junto con otros compañeros de todas las edades. Durante el trayecto pensó en muchas cosas, entre ellas, si sería un buen año para ella o si por el contrario lo pasaría mal los primeros días...

● H I S T O R I A E N H O G W A R T S
Cuando llegó al colegio, se asombró de la majestuosidad de todo aquello, pero más le sorprendió cuando entró en el Gran Comedor y vio ese techo cambiante mediante magia y la cantidad de alumnos que había. Se acercó al sombrero seleccionador, esperó a que la llamaran y que luego se lo pusieran y descubrió para su sorpresa que la habían seleccionado para la casa de Slytherin. “Las serpientes”, había oído decir por ahí mientras se encaminaba hacia su mesa.

● H I S T O R I A D E S P U E S D E H O G W A R T S
-

● I N F O R M A N C I O N A D I C I O N A L
·GUSTOS
- Las plantas de todo tipo.
- Zumo de calabaza.
- El olor a flores.
- Bailar y cantar.
- Dibujar.
- El chocolate.
- Nadar.

·ODIOS
- La comida china.
- Las mentiras.
- Sentirse inferior a otra persona.
- Irónicamente, odia las serpientes.
- Arañas de todos los tamaños.
- La soledad.
- Conocer gente nueva.

·TRABAJO
Estudiante de Hogwarts


Última edición por Verona Swarch el Vie Abr 12, 2013 8:01 am, editado 3 veces
avatar
Verona Swarch
Slytheryn de 1º
Slytheryn de 1º

Curso o empleo : Primer curso
Mensajes : 251
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 17/02/2013
Localización : Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: Verona Swarch

Mensaje por Ministerio de Magia el Lun Feb 18, 2013 3:22 am

FICHA ACEPTADA
avatar
Ministerio de Magia
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Mensajes : 414
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.