Conectarse

Recuperar mi contraseña

Trama
Las guerras terminan, los destrozos se reconstruyen, la vida sigue... pero la historia siempre se repite. Harry Potter pudo ganar la batalla contra Voldemort pero la guerra contra la magia oscura aún perdura, pudo conseguirnos un descanso para reconstruirnos, para llorar nuestras bajas... pero el descanso llega a su fin y la guerra vuelve a entrar en todos los hogares mágicos, ya no solo de Inglaterra si no del mundo entero.
Voldemort fue expulsado del mundo de los vivos, pero ¿qué pasó cuando llegó al de los muertos? con exactitud saberse no se sabe, pero si sabemos que ha vuelto, de nuevo escondido entre las sombras, atacando oculto tras de las mascaras de la nueva generación de mortifagos, no hay duda ninguna de su regreso pero ¿cómo ha podido suceder? y más importante ¿qué vamos a hacer ahora? Harry Potter ya no se encuentras entre nosotros para ser el niño de la profecía y además si Voldemort ha regresado del mundo de los muertos, ¿quién mas ha podido hacerlo? por que los problemas no solo han resurgido en Inglaterra, en otros países también sufren la ira de un nuevo señor oscuro ¿tendrán algo que ver?






















  0000     0000       0000





  0000     0000       0000
Los posteadores más activos del mes


 









Habitación 403

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Habitación 403

Mensaje por San Mungo el Mar Dic 07, 2010 11:34 pm

avatar
San Mungo
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Mensajes : 159
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Lun Abr 02, 2012 2:32 am

Había pasado seis meses, el viaje hacia Atenas aún no se había realizado por ciertos conflictos en el país, para que no salieramos mal parados de allí nos pidieron que fueramos en otro momento. Por lo que el viaje de había aplazado durante mucho tiempo. De mientras me había surgido una reunión con el jefe del departamento de aurores de Francia, como era un lugar cerca no pedí a Artemisa que viniera conmigo e iba a ser solo un viaje de un día, partía por la mañana y para la cena ya iba a estar en casa, como un día normal de trabajo. Por la mañana todo había sido normal, pero en vez de ir a San Mungo o al Ministerio de Magia había partido rumbo a Francia después de despedirme de todos. Al llegar, el jefe del departamento de Francia me dió su bienvenida al pais y al Ministerio de ese lugar. Christophe era el nombre del jefe. Fuimos al departamento de aurores de allí y me presentó a algunos compañeros, todo esto era para ver sobre el examen de legilimancia y ver el resultado de ello. Mi impresión era verdaderamente positiva. Seguidamente fuimos a una calle, que si fuera Londres sería practicamente el callejón diagón pero como centro tenía una plaza. Al llegar allí al parecer había un conflicto entre una pareja de mayores, a mi me dio algo de mala espina, pero Christophe se había acercado a ellos para intentar al menos que discutiesen en otro lugar. Yo me había quedado atrás y miré un poco el ambiente, todo tenía su propio estilo, pero no pude quitarme ese pensamiento de que parecía realmente el callejón diagón. En menos de diez segundos una explosión se dió cerca de mi. Me agaché y puse mis brazos sobre la cabeza. Ensegida saqué mi varita del bolsillo y alcé la mirada, pero antes de ver claramente lo que pasaba por el humo de la explosión alguien me había lanzado un hechizo. No sabía cual era, porque estaba claro que los franceses empleaban otras palabras, pero tenía claro por su efecto que era un depulso. Acabé dándome fuertemente contra una pared, sentí un dolor tremendo en la espalda y en la cabeza y casi no pude abrir los ojos, notaba un líquido caliente bajando por mi nuca lentamente. Alcé la vista y cogí mi varita con mas fuerza, una persona se acercaba pero no sabía exactamente quien era, además que estaba completamente tapada. Pero algo que allí tenían en común era la máscara de mortífago, por lo que pude ver que se trataba de un mortifago quien se acercaba a mi – avada kedavra! - no me equivoque al lanzar y el mortífago nseguida cayó a suelo, pero lamentablemente mis herridas allí no acababan, otro mortífago se acercó y me lanzó un hechizo y la varita se me fue de las manos y luego cinco veces el mismo hechizo, pronto la vista se me comenzaba a oscurecer hasta que dejé de ver y de oír y de sentir...

Christophe estaba constantemente en busqueda mía desde que comenzó eso para sacarme de allí inmediatamente, llamó a los aurores que consiguieron atrapar algunos mortífagos o incluso matarlos con facilidad. Christophe no tardó mucho en encontrarme desmayado en el suelo y mi varita no muy lejos de mi, al parecer ese motífago la había tirado cerca de mi. Desapareció de aquel lugar para llevarme al hospital mágico de Francia y allí me trataron unos cuantos médicos. Hicieron que mi cabeza dejar ade sangrar y detectaron dos costillas rotas, por suerte solo dos, podían haber sido más. Pero algo que temían era que estaba en coma, como dormido, y no estaban seguros si me iba a despertar. Decidieron llevarme de vuelta a Inglaterra con una aparicion de urgencias. Me llevaron a San Mungo donde mis propios empleados me trataro en el departamento de herridas provocadas por hechizos. No podían hacer gran cosa porque la mayoría de pruebas ya me las habían echo en Francia. Después de hacerme unos analisis para ver como estaba mi celebro y mi cráneo, y luego las otras partes funamentales de mi cuerpo, decidieron llevarme a una habitación, enganchado en una máquina que medía mi pulso y mi respiración, y luego en una máquina de aire para que me diera el oxígeno que necesitaba. El médico de cabecera, el que decía las ordenes sobre mi, decidió llamar a casa e informar a Artemisa que había sufrido un ataque en Francia que me había dejado en coma.

Off rol: lo de cursiva es cuando ya estaba en coma y no se daba cuenta de las cosas que pasaban.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Lun Abr 02, 2012 3:41 am

Habían pasado seis meses desde el ataque de los mortifagos y parecía que habíamos vuelto a la normalidad de la vida que llevabamos antes del embarazo. Los primero meses habían sido los mas duros de pasar, las pesadillas no me habían dejado en ningun momento y no dejaba de ver al pequeño bebé muriendo de mil maneras diferentes, por las noches me pegaba a mike cuando me despertaba de las pesadillas y había empezado a dormir menos con tal de no tenermelas que ver de nuevo con los mortifagos que aparecian, al final se hicieron menos frecuentes al cabo de unos meses, y ya apenas tenía ninguna aunque surgían de vez en cuando. Gabriella ayudaba bastante a que no pensase tanto en el bebé, al final decidimos que estaba segura en casa y que no hacía falta mandarla a un internado aunque mas bien fue por que al ver como se ponía al pensar que iba a estar sin vernos tanto tiempo me negué rotundamente a dejar que fuera. No hab´´ia vuelto a haber ningun incidente mas con los mortifagos, parece que se habían quedado tranquilos después de atacarnos a nosotros, pero aun así habíamos empezados con los planes para aumentar la seguridad en el ministerio y otros lugares importantes, para empezar todos los nuevos trabajadores de la planta que fuera tenían como requisito pasar un examen de legilimancia, y a los empleado que ya teníamos se les estaban haciendo poco a poco, empezando por supuesto por lo aurores. La medida parecía haberse extendido por otros ministerios y en grecía parecía haber bastantes disturbios por lo que no pudimos hacer aun nuestro viaje, pero si que había podido empezar a hacer los planes para la boda, aunque aun quedaba bastante tiempo, lo primero que se estab preparando era la lista de invitados, siendo dos altos cargos del pais teníamos que cumplir con algunos compromisos. llevaba una mañana tranquila en el ministerio, hoy tocaba ponerme al día de papeleo y nuevos proyectos, asi que me esperaban muchas horas sentadas en mi despacho leyendo, Mike por contrario se iba a francia a una reunion con el jefe de los aurores francés, era un viaje de ida y vuelta en el mismo día por lo que casi era un día normal de trabajo solo que estaría mucho mejor que yo. ese mismo día había vuelto a tener la pesadilla del hospital donde morían Mike, Gabriella y el bebé por lo que estaba un poco subceptible, aunque trataba de disimularlo. tambien hacía mas o menos algo mas de una semana que me encontraba algo mal, me recordaba al principio de quedarme embarazada, cuando tenía mareos y nauseas por la mañana, por lo que al final pedí cita para el ginecólogo, esta vez si que se lo había pensado en decir a Mike pero me acordé despues de que se fuera, y no lo iba a molestar estando en francia para que luego estubiera equivocada. Al medio día en vez de irme directamente a casa a comer con Gabriella y lily, me dirigí hacía san mungo para la cita con el ginecologo y resultó que al final volvía a estar embarazada después de seis meses, el médico dijo de seguir mas atentamente esta vez el embarazo por lo menos los primeros meses por si había algo que se habían pasado por algo después de la operación. Aun recordaba como había perdido a nuestro primer hijo y se me seguían escapando algunas lagrimas de vez en cuando pero me alegré de saber que teníamos otra oportunidad de tener lo que habíamos perdido, estaba deseando que Mike volviera y poder contarle la noticía, cuando recibí una llamada del ministerio, por lo visto habían llamado de San Mungo y Mike estaba ingresado en la planta de daños provocados por hechizos, fui corriendo allí y el sanador de la zona me recibió para contarme lo que había pasado, lo habían atacado en francia, los mortifagos de nuevo, pero había salido peor que la última vez, estaba en coma y los medicos no tenían claro del todo si iba a poder despertar. Me dejaron entrar a verle y el medico se fue, no había peligro de que ocurriera nada, seguía vivo pero como si estubiera dormido, tenía algunas heridas pero por lo demas parecía que solo estaba durmiendo, si no fuera por el tuvo para que respirase y los que controlaban los latidos de su corazon. Me acerqué a el sin poder creerme lo que estaba pasando, pasé una mano por su cabeza con mucho cuidado pues me habían dicho que había recibido un fuerte golpe. Le acaricié suavemente el pelo y luego la mejilla. Al final me senté en una silla cerca de la cama y le cogí la mano con lágrimas en los ojos, tenía que despertar no podía quedarse así para siempre, pero los medicos no parecían querer asegurar ni una cosa ni otra, decidí al final quedarme a dormir allí, no iba a dejarlo solo aunque no se fuera a dar cuenta.




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Lun Abr 02, 2012 4:02 am

Era un día normal y corriente, había despertado tranquilamente al lado de Artemisa que ella ya se había despertado antes de mi, algo que sucedía muy poco. Sonreí ampliamente y me acerqué a ella para darle un tierno beso en los labios y pasé mi mano a su vientre, nuestro pequeño seguía creciendo en su interior. Nos habíamos quedado un rato en la cama cuando decidí levantarme y bajar a desayunar, abajo se escuchaban las risass de Gabriella. Artemisa me dijo que ella ya bajaría, que comenzase a preparar el café. Bajé las escaleras y al bajar extrañadamente Gabriella ya no estaba. Pensé que se había ido a descubrir algo o que se había escondido, ya que el escondite era uno de los juegos que más le gustaba jugar conmigo. Fui a la cocina donde preparé la cafetera para dos cafés. Cogí dos tazas del estante y por un momento me giré por instinto. Al girarme vi un mortífago cogiendo a Artemisa por el cuello y le lanzó el mismo hechizo que el día de la catedral, y otro mortífago había cogido a Lily en brazos, pero a diferencia de Artemisa no la veía morir, ella ya estaba muerta por desangrar. Iba a ir hacia ellos e intentar salbarlos, pero una fuerza invisible me lo impedia. De repente ellos desaparecieron dejándome solo en la cocina, y esa fuerza desconocida que antes me detenía desapareció y me caí hacia alante. Cuando estaba en el suelo miré hacia arriba y veía a un mortífago que me tiró al suelo un pequeño bebé, como si hubiera salido directamente del vientre de la madre, lleno de sangre, pero al mismo tiempo sangre de el, ya estaba muerto. Me acerqué al bebé con los ojos llorosos y sentí un avada kadavra a mi espalda.

Era el cuarto día, los médicos venían cada cuatro horas a ver si desertaba y me comprobaban todo el cuerpo, desde el primer día me ingectaron un tubo en el brazo para que me diera las vitaminas que necesitaba. El médico de cabecera le informaba a Artemisa lo que sucedía, mientras hablaban soñaba el momento en el que me caía al suelo y en ese momento mi espalda se incinó hacia adelante por unos pocos segundos y volvió a retroceder y la cabeza pasó de estar centrada al lado izquierdo, y mi brazo derecho sobresalió de la cama, como si hubiera sufrido una caída. El médico se acercó a mi inmediatamente después de ver aquella reacción y me volvió a hacer una revisión, pero no tenía noticia buena ya que mi cuerpo aún no reaccionaba a unos golpes que me daba, seguía estando en coma.
- Señora Ministra, emos hablado entre los que atienden a este caso, y emos pensado que si persoans cercanas a él le hablan, le cuentan cosas, o le traéis música, le leeis un libro o alguna cosa, puede ser que se despierte, o que a menos en sus pensamientos no pase nada malo -
En teoría no se sabía si era cierto esos sucesos, pero algo que sí que se sabía era que a los familiares de las personas en coma les servía de ánimo, como si se sintieran con la capacidad de hacer algo para que se despertase.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Lun Abr 02, 2012 4:41 am

Desde que mike estaba en el hopsital ingresado pasaba mas tiempo allí que en ningún lado, habían pasado cuatro días desde que entro en coma, no parecía haber novedad cuando el medico que se estaba encargando de el entró, me habló de que no había avances y de que seguía tal y como había llegado hacía unos días, me aconsejaba que empezase a pasar las noches en casa de nuevo, que descansara un poco, el no iba a moverse y si lo hacía sería la primera fuera del hopsital en saberlo, iba a decir que no, la idea de dejarlo allí solo no me gustaba para nada pero llegar a casa y verme sola en la habitación que ambos compartíamos tampoco era algo que me gustara. Seguía con la combersación cuando de buenas a primeras Mike se movió, fue algo rapido y brusco, quedó como si hubiera caido de algun sitio y el medico corrió a ver que pasaba, esperé al lado a ver si era algo bueno malo, pero por lo visto no fue ni una ni otra cosa, eran movmientos reflejos del cuerpo, no quería decir ni que empeorase ni que mejorase. Me acosejó que le hablara de vez en cuando, le leyera un poco o le pusiera algo de musica pero por lo demas no ocurrió mucho mas. De todos modos el medico me dijo que si volví a moverse le avisara. Me quedé toda la tarde allí pero no volvió a ocurrir nada, a la hora de cenar me fui a casa, tenía que estar algo de tiempo con Gabriella, no le había dicho que mike estaba ingresado en el hospital, si no que estaba de viaje no estaba preocupada, pero tenía que estar en casa para levantarla, ir a desayunar, comer y cenar y pasar algún rato con ella. -¿cuando va a vodve papá?-pregunta la niña como cada noche, hasta ahora no le había dicho la verdad-ya te lo he dicho Gabriella esta de viaje-seguí mintiendole pero parecía que ya no se lo creía tan bien-podque no llama? sempe llama-agacho la cabeza y siguió con su cena y me di cuenta que mentirle no servía de nada. Cuando acabó la llevé al sofa para hablar con ella-princesa papa no esta de viaje, se encontraba mal muy muy cansado y lo tienen en San mungo hasta que este mejor, por eso no puedo llamarte por que tiene que estar todo el tiempo durmiendo -esa era la impresion que a mi me daba cuando lo veía, de que estaba durmiendo. Gabriella se enfadó conmigo esa noche por haberle mentido y fui a hablar con ella a su habitación, hasta que al final me quedé a dormir con ella. Al día siguiente fui al ministerio recogí una carpeta con los papeles del día hice un par de cosas allí y me volvi a san mungo, no había pasado nada nuevo. Le había prometido a gabriella que le dejaría ver a mike asi que despues de comer me la llevé comigo e hice lo que me dijo el medico, Gabriella estaba aprendiendo a leer asi que me puse con ella leyendo en voz alto para que Mike la escuchase, estubo un rato y luego la volví a dejar en casa, por que no quería que pasase mucho tiempo en el hospital, yo regresé y aun no había novedad alguna, ahora estaba sola con él y no pude vitar algunas lágrimas al ver que pasaba otro día sin que hubiera novedades, me acerqué a él y le di un beso en los labios, apoyando por un momento mi frenté contra la suya. Cogí su mano mas cercana a la mí y la puse sobre mi vientre, no había comenzado a cambiar aun, solo tenía tres semanas de embarazo y aun no se lo había dicho a nadie, aunque lily para variar lo había adivinado sola-estoy embarada otra vez Mike, vamos a ser padres y esta vez va a llegar hasta el final y podremos tener al bebé con nosotros, el médico dice que parece que todo va bien pero me va a seguir mas de cerca por si acaso pasa algo, pero todo va a estar bien, solo hace falta que tu te pongas bien, Gabriella te necesita y el nuevo bebé tambien va a necesitar a su padre, y yo te necesito mas aun -pasé la mano libre por su cabello aguantando las lagrimas en mis ojos-yo sigo queriendo un niño, que sea todo un ravenclaw como su padre y se parezca a él, y seguro que a gabriella le encantará tener un nuevo muñeco con el que jugar-dije sonriendo aun triste-solo tienes que despertar para poder ver a tu hijo.-´terminé de hablar no era como si esperase que fuera a despertear y contestarme pero ahora me sentía mucho mejor, iba a apartar su mano de mi vientre y dejarla de nuevo sobre la cama cuando abrió los ojos.




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Lun Abr 02, 2012 5:11 am

“Era de noche y estábamos todos en la habitación de Gabriella, donde ella por primera vez nos leía un cuento, el cuento de Peter Pan, que se había convertido en uno de sus cuentos favoritos. Miré a Artemisa que ayudaba a la pequeña a leer el cuento, que si no me equivocaba también era su favorito. Yo estaba sentado en el suelo con los brazos cruzados sobre las piernas y mirando atentamente. Escuché toda la historia sin decir ni una sola palabra. Le deseamos buenas noches a Gabriella después de que ella se quedara cansada de leer el cuento, para luego irnos nosotros a dormir. Artemisa y yo habíamos ido al salón para acabar unos papeles y luego irnos a la cama los dos juntos. Me cambié y me puse el pijama y me metí a la cama, seguidamente Artemisa hizo lo mismo y estubimos los dos en la cama. Pero no cerré los ojos, al parecer había una noticia. Todo esto era después de la pérdida del bebé, una tragedia para los dos, pero se acercaba una nueva sorpresa. Ella me cogió la mano izquierda y se la puso encima de su vientre y dijo que estaba de nuevo embarazada. También dijo que esta vez iba a llegar hasta el final, que el médico la iba a mirar desde más cerca por si pasa alguna cosa, que solo faltaba que despertase, pero no sabía a que se refería en ese momento, ya que yo estaba bien. También que Gabriella me necesitaba y que el nuevo bebé tambien, y ella aún más. Quería que fuera un ravenclaw como yo y que se pareciese a mi, y seguro que a Gabriella le gustaría tener un nuevo muñeco con el que jugar, solo que tenía que despertar para poder ver a mi hijo. Al principio no supe como reaccionar, mis palabras habían desaparecido, pero una sensación de alegría invadió mi cuerpo. Pero la vista se comenzó a oscurecer, com osi cerrase los ojos...”

Comencé a abrir los ojos poco a poco, pero no los podía abrir del todo. Tardé un poco en ver lo que pasaba a mi alrededor. No supe exactamente donde estaba, hace poco estaba en casa, en el dormitorio, tumbado en la cama al costado de Artemisa, pero ahora parecía estar en una habitación de San Mungo, Artemisa estaba al lado con los ojos algo llorosos y lo único que parecía de verdad sacádo de ese sueño era mi mano encima de su vientre. Tardé un poco en reaccionar de verdad, tenía que reflexionar lo que estaba pasando, lo último que me pude acordar era el sueño, pero después consegí saber que detrás de todo, había una pesadilla, el ataque en Francia, por lo que pude deducir qu había pasado algo. Pero al mismo tiempo no sabía si esa noticia del sueño era real, sino ¿qué hacía mi mano encima de su vientre? Comprendí que esa noticia era cierta. Aacaricié lentamente su vientre, tenía que acostumbrarme a mover de nuevo mis dedos, mi mano y mi brazo ya que estaba completamente dormido. Intenté decir algunas palabras, pero no salieron nada más que un suspiro, pero igualmente intentaba decir algo, pero las palabras no pudían salir de mi boca, no porque no podía sino porque mis cuerdas vocales estaban algo desgastadas, y no daban tono de ellas.
Enseguida entró un médico, al parecer o era hora de cita o se habían dado cuenta de que estaba despierto. Él se acercó al otro lado y me dió una palmada en el hombro – bienvenido de vuelta al mundo señor Coman – dijo él médico. Era cierto que ahora mismo no estaba de servicio pero tampoco entendía porque estaba allí tumbado. Intenté preguntar lo que pasaba, pero no podía – estate tranquilo, sus cuerdas vocales aún tardarán un poco en poder volver a darle voz - Aún estaba con los ojos medio cerrados porque no los podía abrir del todo.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Lun Abr 02, 2012 5:41 am

Me sorprendí cuando abrió los ojos de golpe, pero me aparté ni hice nada por avisar a los medicos, estaba helada mierandolo a los ojos aun sin saber que hacer mientras notaba como acariciaba mi vientre con la mano que tenía sobre él. Parecía que hasta me había estado escuchando y se había enterado de que estaba embarazada y de todo lo que había estado contando. Movió los labios intentando decir algo pero no le salió la voz. también parecía que le costaba lo suyo mover los dedos sobre mi vientre y hasta mantener los ojos abierto, pero había despertado, después de los ultimos cinco días sin saber que iba a pasar con él o si en algún momento iba a volver a ser como antes, por fin estaba despierto y yo estaba simplemente clavada al suelo inacapaz de hacer un solo movimiento temiendo que volviera a dormirse como cuando se había movido mientras estaba hablando con el médico. Pero parecía que no que por fin había cuelto en sí, antes de que pudiera hacer nada el medico entró y le dió la bienvenida, hasta el reconocía que Mike estaba por fin despierto, pero parecía que aun no podía decir nada hasta que las cuerdas vocales no se acostumbrasen de nuevo a moverse. Volví a sentir los ojos humedos pero esta vez de felicidad,mientras apretaba con algo de fuerza la mano que aun seguía sobre mi vientre, no iba a quedarse en coma para siempre, estaba alli de vuelta... De golpe lo asumí todo y le abracé con fuerza sin creerme del todo todavía que volvía a estar despierto y sin prestarle mucha atención al medico que seguía por allí.-Señora ministra deje un poco que respire -dijo el médico tirando de mi hacia atras-necesita un tiempo que vuelva del todo y aire para respirar, seguro que su prometido se alegra de verla tambien pero dejele espacio-asentí sin darle apenas atención y volvi a acercame a el pero guardando distancias y simpklemente cogiendole de la mano




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Lun Abr 02, 2012 5:57 am

Artemisa pareció quedarse completamente paralizada, sin creerse lo que estaba viendo, no fue después de que entrara el médico y me dio la bienvenida al mundo cuando reaccionó y me abrazó fuertemente. Al principio me había cortado un poco la respiración y tardé un poco en que al menos una de mis manos tocara su espalda. El médico pidió que me diera algo de espacio ya que necesitaba mi espacio para respirar con tranquilidad, ya que aún seguía haciendo los movimientos lentamente. Pero a pesar de que el médico la advirtiese ella estaba cerca de mi, pero aún así manteniendo distancia, cogiéndome de la mano.
- Vendremos por la noche a hacerle una revisión, por el momento intente no agobiarse ni nada, es mejor que esté relajado y haga lo que quiera, si es dormir es mejor que duerma, al menos así no se agobiara - el médico cogió un teclado del cajón de la mesita que tenía al lado - puede teclear por si necesita algo en concreto -
Después de dar ese aparato el médico se fue de la habitación pero antes recordó a Artemisa de nuevo sobre el espacio, detrás de él cerró la puerta de la habitación. Pero pensé en que si el médico dijo que lo mejor era que yo estuviera relajado y que hiciera lo que yo quería, por lo que no cabía duda alguna de que lo que yo quería se iba a cumplir. Pedí a Artemisa que se acercara un poco más. Pasé mi mano lentamente por detrás de su cabeza y acercarla más a mi para estar a pocos centímetros y poder al menos sentir un poco de sus labios, un simple beso sin profundizarse ni nada, solo que se tocasen. Al sentir sus labios sentí en mi interior una sensación de satisfacción, no había sentido sus labios desde lo que para mi parecía un buen tiempo. Después de ese corto beso no pude evitar querer otro, por lo que fui a por el, pero esta vez, después de ese simple beso me quedé sin aire y ya noté como no pude pedir otro, a pesar de que fueran simples notaba que costaban. Pedí con la mano que se separase un poco de mi, sin querer ser grosero o algo, pero no era por el aire, era para poder coger el pequeño teclado y teclear lentamente la pregunta de "que paso?" para saber que era lo que había pasado, y porque estaba aquí.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Lun Abr 02, 2012 10:48 am

El médico pareció terminar su labor con Mike, y le dijo que por la noche le revisarían que hasta entonces lo mejor que podía hacer era no agobiarse y hacer lo que el quisiera, aunque la idea de volverlo a ver dormido después de los últimos cinco días me inquietaba un poco, a parte ¿podría tener sueño después de cinco días durmiendo? imaginaba que no, pero a mi me parecía que estaba durmiendo y que podía despertarlo con cualquier ruido, pero los médicos me habían dejado muy claro que ni si quiera se acercaba una cosa a la otra, pero había sido un buen consuelo. El médico se marchó de la habitación después de advertirme que guardase distancias para evitar cualquier problema, también le dio un teclado a Mike para que pudiera comunicarse ya que por lo visto sus cuerdas vocales si que seguían durmiendo. Me indicó que me acercase a él y yo lo hice de inmediato, saltándome por una parte la advertencia de dejarle espacio y haciéndole caso en dejar que él hiciera lo que quisiera. Pasó una mano por detrás de mi cabeza y acercó sus labios a los míos, con solo un simple roce pero era mucho mas de lo que había tenido en los últimos cinco días, ese era el primer momento de felicidad verdadera desde que había sabido que estaba en coma, parecía que al final resultaba ser cierto que por fin estaba de vuelta conmigo y si era un sueño no tenía pinta de ir a acabarse pronto, así que lo dejé hacer lo que quisiera y después del primer roce volvió a buscar mis labios pero esta vez ya no pudo mas y me aparté. Escribió una pregunta en el teclado para saber que había estado pasando-Llevas cinco días en coma, en el viaje a Francia te atacaron unos mortifagos y no has despertado hasta hoy aunque has estado moviéndote y eso, pero los médico decían que eso no era avance si no algo normal, el mismo día del viaje iba a decirte que iba al ginecólogo de verdad, pero con las prisas se me olvidó y no iba a interrumpirte solo para eso.-dije explicándome rápidamente, ya que la última vez no le había gustado eso de que no le contase que me estaba empezando a encontrar mal-me enteré de que vuelvo a estar embarazada iba a decírtelo pero no me dio tiempo a salir de aquí cuando me dijeron que te habían ingresado, después no ha pasado mucho, he pasado la mayor parte del tiempo aquí y Gabriella ha venido esta mañana, esta aprendiendo a leer un poco ya -comenté con una pequeña sonrisa orgullosa-¿como te encuentras?




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Lun Abr 02, 2012 4:02 pm

Me explicó inmediatamente lo que pasó, al parecer en el ataque de Francia no había salido muy bien parado y me dejó en coma durante cinco días, aunque durante el come me fui moviendo pero era algo normal en la gente que estaba en coma. Antes de que acabase dijo que ese mismo día iba a avisarme de que iba al ginecólogo pero que co la prisas se le olvidó. Cuando se enteró de que estaba embarazada al parecer yo ya estaba en coma, una bonita alegría para ella, saber que tiene en su interior de nuevo a una pequeña criatura concedida por una noche entre nosotros dos y que el padre de esa criatura estuviera en coma en ese mismo hospital. Dijo también que Gabriella vino esta mañana y que estaba aprendiendo a leer un poco, lo dijo con una pequeña sonrisa orgullosa. Me acordé de mi sueño, allí Gabriella también estaba leyendo un cuento, y mi duda era que si lo que escuchaba era lo que yo soñaba, por eso tecleé en el teclado "Peter Pan?" para saber si ese era el cuento que leía y si de verdad era un sueño o también era real, al menos la voz.
Me preguntó como me encontraba, di un pequeño suspiro, ¿como me encontraba? estaba enfadado por haber dejado que me dejaran en coma y haber perdido esos cinco días de vida a su vez que crear preocupación a mi familia. Orgulloso por Gabriella, que aprendiera a leer era un gran avance por la poca edad que tenía. Feliz por tener un futuro bebé, un poco inquieto por no querer de nuevo la perdida de este. Triste por haberle echo pasado mal a todos, y algo dolido en algunas partes de mi cuerpo. ¿Entonces como estaba? ni yo sabía cual emoción era la mayor de todas, por eso decidí decirlos todos y comencé a teclear "orgulloso por gabriella, inquieto pero feliz por el bebe, triste por todos, dolido en algunas partes del cuerpo y con deseos de ti" Sonreí de lado al acabar de escribir. Esa última parte no la había pensado, pero incluso escribiéndola espontáneamente tenía toda la razón. No sabía el porque pero en mi cabeza surgió unas ganas de ella. Quizás porque todos los momentos que pasé con ella en mis sueños, resultó ser mentira y ninguno era cierto.
Después de teclear eso y que ella lo leyera miré a fuera, era de noche y extrañada mente yo no tenía sueño, supongo que era porque mi cuerpo estaba constantemente relajado y descansando durante cinco días, pero suponía que ella sí que estaba cansada y que necesitaría descansar, por lo que decidí teclear un nuevo mensaje en el teclado "vete a casa y descansa" la verdad es que quería que estuviera aquí, pero no iba a descansar más si estaba aquí, por lo que prefería que se fuera a casa y que si ella quisiera después de trabajo viniera aquí, no quería ser el motivo por el cual faltase al trabajo durante un tiempo.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Mar Abr 03, 2012 4:50 am

Me escucho mientras le hacía un pequeño resumen de los sucesos en los últimos cinco días desde que entró en coma, no me quedaba muy claro por su expresión que le parecían las cosas pero imaginaba que todo era un poco raro, había tanto para alegrarse como para deprimirse, habían sido unos días muy movidos eso sin duda. Lo miré extrañada cuando tecleo que si el cuento que leía Gabriella era Peter pan, estaba en coma y sin dar señales de estar enterándose de algo cuando Gabriella estaba leyendo en la habitación, el medico había dicho que eso lo mantenía apartado de cosas peores pero no me imaginaba que lo fuera a oír todo-¿La has oído?-pregunté para asegurar, desde luego tenía suerte no todo el mundo que entraba en coma despertaba a los cinco días, muchos ni siquiera despertaban y se mantenían vivos por los cuidados del hospital solamente-le gusta mucho el cuento, intento que lea cosas mas sencillas pero cualquiera le quita peter pan-dije algo divertida y recuperando la sonrisa, le gustaba el cuento tanto como a mi de pequeña, y no había manera de quitarselo cuando estaba con el o de leerle otra cosa si quería Perte pan, era gracioso la mayoría de las veces menos cuando se terminaba enfadando como había hecho el día anterior por no contarle lo de Mike.
Se lo estuvo pensando un rato antes de responder a la pregunta que le había hecho sobre como estaba y le salió una respuesta bastante larga, estaba orgulloso por Gabriella y como aprendía a leer a pesar de ser tan pequeñita, y eso lo estaba yo también, después sobre el bebé estaba feliz como era de esperar, volvíamos a tener esa pequeña alegría de saber que íbamos a tener un hijo entre ambos, pero estaba el miedo a que se repitiera lo anterior-no le va a pasar nada esta vez-dije intentado sonar bastante segura aunque algo de inquietud si que tenía-vamos a tomar mas precauciones y no voy a dejar que le hagan daño, ademas el médico va a estar mas pendiente de mi que la última vez, aunque sea solo los primeros meses por si acaso, en nueve meses vamos a tenerlo con nosotros, esta vez si-o por lo menos eso esperaba yo, que esta vez si y no pasara nada malo, pero dos veces no iba a ocurrir lo mismo. Tecleó también que le dolían algunas partes del cuerpo-llamo a los médicos para que te den algo para el dolor?-pero terminé por sonreír al ver lo último que había puesto, me acerqué de nuevo a él y le di un beso corto con cuidado por él-te echaba de menos -le di un beso en la frente y me aparté para acercar la silla donde solía estar para pegarla a la cama y sentarme en ella, ni siquiera había querido pensar en la posibilidad de que no despertara, no podía quedarse para siempre en coma, había mucha gente que lo necesitaba despierto y yo simplemente no podía pensar siquiera en vivir en un mundo sin el, seguiría adelante por el bebé y por Gabriella pero no sería lo mismo.-no-dije después de ver que me mandaba a casa- no te voy a dejar aquí solo, ni siquiera puedes hablar, y aunque pudieras no me he ido hasta ahora y no me voy a ir si no es contigo o por que este completamente segura de que no te puede pasar nada, y no estoy cansada-vale eso último si era mentira, había vuelto a la rutina del cansancio de la última vez pero si le decía eso no me iba a dejar quedarme, así que mejor mentir ya podría descansar cuando todo hubiera pasado, ahora lo importante es que el se pusiera bien y no iba a dejarlo pasar por todo solo, eramos un equipo y se suponía que nos ayudábamos uno al otro cuando estábamos mal, no solo el podía quedarse conmigo cuando yo estaba ingresada, y ademas tenía miedo de irme y que al volver volviera a estar en coma, así que irme no era una opción.




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Mar Abr 03, 2012 5:20 am

Asistí con la cabeza cuando preguntó sbre si lo había oido, resultaba increible que estando en coma soñara sobre lo que e pasaba a mi alrededor, al menos con los ruidos pero estando en otra situación. Ella me dijo que le gustaba mucho el cuento, que intentó que leyera cosas más sencillas pero que no querí, quería el de Peter pan.
Ella me aseguró de que no iba a volver a pasar esta vez, no lo íbamos a perder de nuevo, íbamos a tomar más precauciones y que ella no iba a dejar que le hicieran daño, yo tampoco lo iba a dejar, a ninguno de los dos. El médico también iba a esta más pendiente que la última vez, aunque fuera los primeros meses. Pero la verdad es que un ataque no tenía mucho que ver si el médico estaba o no atento al caso.
Cuando leyó lo del dolo preguntó si quería que llamase a los médicos, yo negué con la cabeza. Seguramente iba a poder aguantar hasta que vinieran a darme la revisión, tampoco era un dolor muy fuerte. A lo último que tecleé en su rostro se dibujó una sonrisa y no pude evitar yo también en sonreir. Se acercí de nuevo a mi y me dió un beso corto con cuidado, luego al separarse dijo que me echaba de menos y estaba seguro de ello, porque estando cinco días preocupada y sin que sea muy normal el día era algo que luego echabas de menos, porque nuestra vida, nuetro día a día, consistía en lo mismo.
Se negó a que me iba a dejar solo, ni tan solo podía hablar y aunque pudiera no se habría ido si no es conmigo o porque estuviera segura que no me podía pasar nada, también incluyó que no estaba cansada. Pero se le veía en su delicado rostro que era mentira, estaba cansada, y se le notaba que mucho. Pero no valía la pena discutir por algo que iba a poder hacer si o si, porque tampoco iba a perdir a los médicos de que la echaran de aquí a patadas, no sería lo más correcto además de que no quería que se enfadase conmigo. Un médico entró a la habitación – he venido a hacerle una revisión – dijo el médico mientras entraba y miraba los papeles – comencemos con una simple prueba de sentidos – dijo el médico mientras comenzaba a coger algunas partes de mi cuerpo, primero dió presión a los pies y los movió un poco, luego las pierdas, luego la cintura, la espalda, los dedos, las manos, el brazo y por último el cuello. Supongo que era una manera para que el cuerpo comenzace a acostumbrarse de nuevo a moverse. Después de eso echó un vistazo en los ojos con una luz y luego miró los oídos y los pulmones. Tenía una vista preocupante, pero enseguida la eliminó y dió buenas noticias – su cuerpo al parecer reacciona como el despertar de un día normal, pero no le aseguramos su vuelta a casa rápida. Mañana le seguiremos observando, tiene que estar en un proceso de rehabilitación – explicó el méico. Después de eso el preguntó si teníamos alguna duda para después irse de la habitación y dejarnos solo durante lo que quedaba del día, que no era nada mas ni nada menos que unas dos horas.
Me giré un momento a Artemisa, mirándola con una mirada tierna pero a su vez preocupante. Antes era ella que le ocurían los accidentes, ahora era yo. Seguro que eso estaba bien planeado, seguro que alguien de cerca nos estaba siguiendo, o nos estña observando. Cogí el teclado de nuevo – hay que seguir haciendo los examenes rapidamente – dije tecleando un poco más rápido que antes, pero igualmente con lentitud.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Mar Abr 03, 2012 9:33 am

No quiso que llamase a los médicos para que le dieran algo para el dolor, imaginaba que sería por que no era mucho, por lo menos el no solía ser tan negado como yo a la hora de tomar medicinas, menos trabajando para San Mungo o mas bien dirigiéndolo imaginaba que sabía lo que hacía consigo mismo, aunque si aumentaba el dolor pensaba llamar quisiera o no. No dijo nada mas sobre el tema de que me fuera o me quedase allí con él, imaginaba que había entendido pronto de que discutiendomelo no íbamos a llegar a ninguna parte, había decidido quedarme y no me iba a hacer cambiar de opinión fácilmente, y difícilmente tampoco, no iba a dejarle allí solo, sin saber lo que pasaba y sabiendo que estaba despierto no iba a poder pegar un ojo en casa, aunque estando en coma tampoco es que hubiera podido dormir mucho ni la única noche que me quedé con Gabriella. -imagino que Gabriella querrá verte, estaba preocupada por ti, aunque que solo estabas durmiendo, ha estado enfadada conmigo por que le dije que estabas de viaje en vez de aquí, te quiere mucho, cuando puedas hablar y estés mejor la traeré para que no se preocupe -esperaba que no volviera a mosquearse conmigo, aunque no iba a entender de todos modos lo que era estar en coma, era demasiado chica para eso, con lo de que estaba durmiendo ya tenía la idea fundamental y era mucho mas agradable y menos preocupante que todo lo que yo sabía que estaba pasando, prefería tenerla sin saber esos detalles y verla feliz y despreocupaba como siempre estaba. Al momento entró un médico para comenzar con una revisión, yo me aparté para dejarle espacio y me dejé caer sobre el sofá que también resultaba mas cómodo que la silla, observé atentamente esperando que dijera si las pruebas iban bien o no, lo fue moviendo distintas partes del cuerpo y yo que no entendía nada de sanación no veía que nada fuera raro, pero yo no sabía de eso, lo mio era el ministerio no san mungo. AL final no me equivoqué mucho y le médico nos dio buenas noticias, parecía ir todo bien pero iban a tenerlo un tiempo ingresado, al siguiente día volverían a revisarlo, el médico nos dijo sobre si teníamos algo que decirle-hace un rato decía que le dolían algunas partes del cuerpos, pero no era suficiente como para dejar que os llamara eso es normal?-pregunto algo preocupada -señora ministra el señor coman lleva cinco días sin moverse nada en absoluto lo raro sería que no le doliera nada, no deberían ser dolores fuertes solo molestias pero si aumentan sera mejor que nos avise-asentí mostrando que lo haría y después de un último momento en la habitación el médico se fue-tenga cuidado con los movimientos que hace, no es bueno que empiece a hacer cosas bruscas después de cinco días de inactividad así que vaya con cuidado-después de esa última anotación el medico se fue y volvimos a quedarnos solos, pero me quedé sentada en el sofá como estaba, empezaba a sentirme verdaderamente cansada -yo me encargaré de eso ahora, los exámenes se seguirán haciendo aunque voy a meterle algo de bulla a los examinadores, y voy a traer a unos cuantos a san mungo pero necesito tu aprobación-si se habían infiltrado en el ministerio posiblemente también hubiera mortifagos en san mungo así que lo mejor era pasar la prueba allí también. -pero yo me encargo de eso ahora cielo, tu tienes que descansar y cuidarte para estar bien cuanto antes -intenté disimular un bostezo que no había podido evitar -¿no tienes hambre?-pregunté algo dudosa, llevaba cinco días sin probar bocado pero imaginaba que alguno de los tubos que tenía puestos le habrían aportado todo lo que necesitaba.




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Miér Abr 04, 2012 2:32 am

Dijo que Gabriella me querrá ver y que estaba preocupada por mi aunque al parecer solo pensaba que estaba durmiendo. Incluso se habñia enfadado con Artemisa por decirle que estaba de viaje en vez de decir estar en San Mungo, y la verdad es que incluso yo prefería que pensase que estuviera de viaje, pero había cosas que faltarían, como las llamadas, siempre solía llamar a casa casi cada día para ver lo que pasaba por allí. Dijo que cuando estubiera mejor y pudiera hablar ya la traerá para que no se preocupase por mi, y yo la verdad es que necesitaba que estuviara un rato conigo, querrer saber como está y escuchar su voz que aún decía algunas palabras mal, ver esa niña alegre y despreocupada. Comencé a teclear en el teclado – traela mañana, quiero verla -
Después de que el médico hiciera la revisión Artemisa preguntó si era normal que sintiera dolores, y el médico practicamente dijo que era normal, al menos que fueran dolores fuertes, pero por suerte los dolores no eran fuertes, sino eran aguantables y si me llegase a distraer incluso ignorables. Dijo que tenía que tener cuidado con los mivimientos que hacia ya que no era bueno después de cinco días de inactividad hacer un movimiento brusco. Dudo también que lo hiciera porque ya me costaba hacer un solo pequeño movimiento, pero como me conozco lo suficiente lo iba a tener en cuenta, muy en cuenta.
Cuando dije lo del examen dijo que ya se encargaría ella ahora de esto, y que iba a meter algo de bulla a los examinadores y traer algunos a San Mungo. La verdad era que el echo de traer a examinadores tambien a San Mungo era una buena idea, a saber si saldría algún que otro mortífago entre los trabajadores que componemos el hospital. Asistí con la cabeza, tenía mi aprovación para traer a los examinadores a San Mungo, dudase que hubiera algún problema si tenían el permiso oral del director y de la ministra, ademas de que dudaba que si la ministra les acompañase aquí hubiera algún cnflicto, sino ya sabían donde encontrarme. Aseñalé a Artemisa para que buscara unos papeles y un bolígrafo o lápiz para poder escribir. Prefería escribir antes que teclear.
Cuando me trajo algunos papeles y un bolígrafo fue cuando preguntó si tenía hambre, lo cual negué con la cabeza y miré el tubo que pasaba por una aguja bajo mi piel, luego miré a Artemisa para ver si entendía lo que intentaba decir, si no me equivocaba ese tubo me daba lo que yo necesitaba, pero también pude estar equivocado. Comencé a escribir encima de una hoja para acabar de escribir un sugerimiento a ella – ve tú a comer tranquilamente algo, yo de aquí no me voy – mientras lo miraba tuve en mi rostro una pequeña sonrisa burlona. Pero antes de que dijiera algo giré la hoja que también había escrito antes algo – luego a descansar- la había visto bostezar y ya dormir como acompañante en el hospital es una noche dura, más si ya en si se necesitaba el descanso.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Miér Abr 04, 2012 3:42 am

Al parecer el también tenía ganas de ver de nuevo a Gabriella, imaginaba que como yo cuando había estado ingresada, era una alegría para los dos poder verla tan alegre como ella era-mejor cuando puedas hablar otra vez, todavía le cuesta lo suyo entender lo que lee, ademas no se como vamos a explicarle el detalle de que no puedes hablar y todos esos tubos y cables que tienes conectados, se supone que solo estabas durmiendo, si mañana por la noche puedes hablar te la traigo después de cenar-no sabía ya que mas explicaciones decirle a Gabriella para lo que estaba pasando sin llegar a preocuparla así que lo que yo veía mejor era esperar por lo menos hasta que pudiera hablar, así todo parecería mas normal y él podría ayudar con las explicaciones que no me venía mal tampoco.
Asintió con la cabeza después de que le preguntara si podía hacer los exámenes de legilimancia también en san mungo, aunque fuera la ministra como director necesitaba su aprobación antes, ya que los empleados estaban bajo su mando no bajo el del ministerio. A saber lo que saldría entre tantas pruebas, lo mas posible es que hubiera alguno en puestos elevados, que supieran donde estábamos y lo que hacíamos la mayor parte del tiempo por que no podía ser una coincidencia primero mi ataque y ahora el suyo. Alguien tenía que haberlos avisado por que era muy raro encontrar mortifagos fuera de Gran bretaña, y ya había ocurrido dos veces, cuando habíamos salido, primero en Nueva York y ahora en Francia, no era lo normal. Me pidió que le acercase un boli y un papel que había sobre un mueble, se lo acerqué y dejo de lado el teclado. Me señaló el tubo cuando le pregunté si tenía hambre-¿y solo con eso vas bien? no se, no parece precisamente que haga mucho-seguí el tubo con la mirada hasta llegar a la aguja clavada en su brazo y me dio un escalofrío, me gustaban las agujas tanto como los peces. -He cenado en casa con Gabriella antes de que te despertaras, es el único rato que no paso aquí, no la puedo dejar sin ninguno de los dos cinco días-prácticamente había pasado los últimos días sin hacerle caso ninguno al médico, se suponía que tenía que tener tranquilidad pero había estado todo el rato de casa con Gabriella al ministerio a recoger informes y luego en el hospital con Mike hasta que fuera hora de ver a Gabriella otra vez, por suerte no había ocurrido ninguna urgencia en el ministerio por la que tuviera que ir corriendo allí también-pero me parece que al bebé le apetece algo con chocolate, ¿te importa que vaya un momento?-el mismo me había dicho que fuera a cenar algo, pero no iba a dejarlo mucho rato solo. Fui a la cafetería del hospital y después de un rato me tome uno de los dulces que había que tuviera chocolate. Al regresar miré lo segundo que había escrito -descanso aquí-dije para que no comenzase otra vez con lo de que me fuera a casa-y aun no estoy del todo cansada-si estaba cansada pero no quería cerrar los ojos y que pasase algo, era un tontería no debía pasar nada según los médicos pero yo no podía evitar pensar en eso, me senté en el sofá como antes que era mas cómodo que la silla y después de bastante rato al final no pude aguantar y se me cerraron los ojos




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Miér Abr 04, 2012 4:05 am

Dijo que mejor traería a Gabriella cuando ya pudiera hablar, sino habría uqe inventarse muchas cosas, el tub que tenía que se clavaba en mi brazo, el de respirar y demás cosas que tenía y entendía el porqué, ya estaba en un tiempo que la pequeña ya preguntaba por todo y teníamos que inventarnos las cosas rápido para que no sospechase que fuera mentira. Por lo que no tube que hacer nada más ni nada menos que aguantarme las ganas de verla, la echaba de menos y quería tenerla pronto entre mis brazos.
Me preguntó si con eso iba bien, ya que no parecía que con eso hiciera mucho. Referiéndome al tubo que estaba conectado a mi con una aguja. Alcé un poco los hombros para indicar que no lo sabía, sabá que daba las vitaminas que se necesitaba, pero no me acordaba en esos momentos si aportaba algo más, supongo que hasta que no me lo quiten no iba a comer nada, al menos era así como yo lo conocía. Ella dij que ya había cenado con Gabriella antes de que despertara, ya que tampoco iba a dejarla sola estos días que estaba yo en coma, y era claro, la pequeña no podía pasar mucho tiempo lejos de nosotros, esperaba que en la luna de miel no pasara nada con la pequeña para tener que interrumpir nuestro viaje. Luego dijo que al pequeño queaún crecía le apetecía comer algo de chocolate, tuve que sonreir en ese momento, “al bebé” como si nada de lo anterior hubiera pasado, una nueva criatura crecía en su interior, en un par de meses íbamos a saber si era un chico o una chica, y después de un par de meses más lo íbamos a tener en nuestros brazos. Asistí con la cabeza para responder a su pregunta, así podía irse sin que se preocupase mucho. Mientras estaba solo miraba mi cuerpo tapado por la manta, intenté mover los pies, luego un poco las piernas, pero ya después de mover un poco las piernas ya estaba muy consado y no tenía ánimos a hacer algún movimiento más.
Cuando ella volvió dijo que descansaba aquí y que aún no estaba del todo cansada. Estuvimos en silencio mientras ella estaba en el sofá, yo no podía decir nada y ella hablar sola tampoco era muy normal, pero al cabo de nada se le cerró los ojos y se quedó dormida.
Yo no tardé mucho tiempo en hacer lo mismo, los ojos se iban cerrandome poco a poco por un sueño que invadió mi cuerpo.
Comencé a soñar la vida norma, la vida del día día que pasaba, despertarse, desayunar, jugar, ir al trabajo, comer, volver al trabajo, ir a casa, cenar, acostar a la peque e irme a dormir. Pero de mientras lo soñaba no notaba como mi respiración comenzaba a hacerse más lenta y menos profunta y como mi corazón comenzaba a latir lentamente hasta que la máquina que mesuraba los latidos dió de si un ruido seguido, mi corazón ya no latía...

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Dom Abr 08, 2012 4:23 am

Estaba teniendo un sueño tranquilo a partes no ocurría nada, luego venían algunos recuerdos de los últimos días, a ratos cosas extrañas que nunca habían pasado pero no había ninguna pesadilla, todo era bastante normal dentro de lo que cabe, aparecía Gabriella, Mike, el bebé a ratos aún me mi vientre y a ratos como el pequeño niño de pelo negro y ojos azules que había aparecido en mis pesadillas. Estaba descansando bastante bien después de días de sueño poco profundo e intranquilo, según mi medico estando embarazada no me debería haber quedado allí y haber estado tan descuidada los últimos días pero no me encontraba del todo mal, cansada si, mareada y con nauseas de vez en cuando, pero era lo normal y lo que ya había experimentado la primera vez. Incluso en sueños escuchaba de fondo el sonido intermitente de la maquina que marcaba los latidos del corazón de Mike, casi me había acostumbrado a ella después de los últimos días pero el sonido cambió y comenzó con sonar de manera fija, me desperté en ese momento pensando que era cosa de sueños pero seguí escuchando el pitido, eso solo decía una cosa, el corazón se había parado, pero me costó lo suyo recién levantada llegar a ese razonamiento, cuando lo pensé me levante al momento para darle al botón que hacía venir a los médicos, pero no hizo falta por que en ese momento apareció el médico con algunas enfermeras, quería quedarme para ver que pasaba pero no me dejaron estar dentro por no se que norma rara, estaba discutiendo con la enfermera que me había llevado fuera cuando se me fue la vista, todo se volvió negro por un momento y cuando volví a ver si no fuera por que la enfermera me había cogido antes estaría en el suelo. Estaba demasiado nerviosa, me llevaron a la consulta de mi médico, que me revisó en el mismo momento.- vamos a ver no le dije que estuviera tranquila? -no respondí al instante, si me lo había dicho y no, no le había hecho caso ninguno-he tenido mucho lio-dije como excusa- el lio que haya tenido puede esperar, esta embarazada y solo esta poniendo en peligro la vida del bebé, usted elige señora ministra o empieza a cuidarse ya y tomarse las cosas con calma o va a perder al bebé-no... eso era lo ultimo que yo quería, ahora que habíamos conseguido crear otra vez una vida entre los dos, no quería volver a perder a ese pequeño -ahora váyase a casa y duerma unas cuantas horas o descanse como quiera, pero no la quiero ni trabajando ni agobiada con lo del director, puede quedarse a esperar si quiere pero nada de alteraciones -por una vez pensaba hacerle caso a raja tabla a las palabras del médico, no quería perder de nuevo al bebé, asi que volví a la sala de espera en cuanto me dejo salir después de darme otra recordatorio de por que tengo que permanecer descansada y los peligros que tiene el estrés durante el embarazo, y ahora que por fin me había dejado salir no me quedaba otra cosa que esperar a que los medico me dijeran algo sobre Mike




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Dom Abr 08, 2012 10:42 pm

Cuando mi corazón había parado unos médicos entraron a la habitación e intentaron hacer todo lo posible para reanimarme, incluso llegarón a emplear la electricidad para ver si mi corazón volvía a reanimarse. No tardaron mucho para reanimarme después del último intento y darme por muerto. Practicamente me desperte, con un susto y mi corazón volvía latir, pero con más fuerza. Esta vez estaba por completamente desorientado, no sabía que era lo que estaba pasado, pregunté con algo de miedo a mi alrededor, pregunté incluso por Artemisa ya que no estaba en la habitación. Un enfermero me respondió que la habían sacado fuera porque mi corazón había parado durante el sueño, me quedé completamente sorprendido y tenía miedo de volver a dormir , no quería que se me parase el corazón sin darme cuenta y esta vez muera de verdad. Era algoque no quería que sucediera, ni a mi ni a mi familia, ellos me necesitaban al igual que yo a ellos, y que muriese justoen este momento, con Gabriella aún pequeña para entender sobre la muerte y un futoro bebé y que Artemisa a pesar de que tuviera a Lily no iba a ser muy capaz de cuidar de los dos estando triste por mi perdida... Era algo que no quería que sucediera, querßia seguir disfrutando de la vida, por lo que comencé a tener miedo de dormir... Algunos médicos que estaban allí se fueron mientras que otros me levantaron para que estuviera sentado pero con la espalda apoyada en el cogín. Estaba completamente nervioso y las pulsaciones de mi corazón lo indicaban. Quería ver a Artemisa, era la única que quería ver en estos momentos, ya que era la persona que más amaba en estos momentos, y lo sigo haciendo, y era la única que me podía tranquilizar en estos momentos. En la habitación también estaba mi médico, el que dirigía todo el asunto. Mis cuerdas vocales consiguieron sacar las palabras, por lo que lo que pude perdir lo que yo quería.
- Donde está Artemisa? – pregunté con la voz un poco entrecortada.
- Está ahora mismo fuera señor, su mujer se tiene que ir de aquí, es lo mejor para la salud de ella -
- Solo quiero verla ... – dije en voz baja – que le ha pasado? – pregunté algo nervioso y con miedo a que le hubiera pasado algo.
- Se tiene que ir señor es mejor que ella descanse – dijo el médico mientras salía de la habitación.
El médico no me respondió a mi pregunta de que era lo que le había pasado, por lo que me dejó con más preocupaciones. Yo mismo me comencé a alterar un poco, no quería estar allí solo pero si el médico dijo que ella tenía que descansar para tener bien su propia salud no me podía quejar mucho, pero igualmente estaba inquieto, incluso algunas lágrimas humedecieron mis ojos.

El médico salió de la habitación y se dirigió a Artemisa – señora ministra, es mejor que se vaya a casa, su marido está bien, solo está un poco alterado pero está mejor, ahora está en una máquina de respirar más completa, pero aún así seguimos desconociendo el motivo por el cual se le paró el corazón -

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Lun Abr 09, 2012 10:39 am

Me quedé sentada en unos asientos fuera de la habitación justo enfrente de la puerta en cuyo interior se encontraban unos cuantos médicos y enfermeras intentando reanimar el corazón de la persona mas importante de mi vida, y yo allí sentada, sin saber que pasa, sin poder hacer nada, y sin siquiera poder agobiarme o torturarme psicológicamente por que ponían en peligro la vida del bebé que me estrasara mucho. Así que allí estaba, muerta de miedo. No sabía que pasaría si Mike llegaba a morir, no quería pensarlo mucho tampoco, obvio era que era lo último que quería que pasase nunca, no podía vivir sin él, o mas bien podía pero no quería, no sería lo mismo levantarse cada mañana y desde luego hasta con lily me iba a costar la vida criar a Gabriella y a nuestro bebé sin él, aunque ellos dos seguirían siendo la razón por la que seguía si lo perdiera. Gabriella Perdería a lo que conoce como su padre, el bebé ni siquiera llegaría a conocer y yo perdería lo mejor que tenía en la vida, no, no podía morirse, no iba a hacerlo, los médicos estaban con él, eran los mejores... y tenía que seguir pensando cosas positivas o me iba a dar algo por la impaciencia de no saber nada. Estaba a punto de entrar yo misma en la habitación cuando empezaron a salir enfermeras. Me levanté rapidamente y me acerqué a la primera que salió-¿que ha pasado? ¿esta bien?-pregunté al borde de un ataque de nervios-su marido esta bien señora ministra, hemos conseguido reanimarlo, el médico le dirá mas cuando salga- me dieron ganas de ser mortifago por cinco segundos y no tener ningún reparo en torturar a la enfermera por no dejarme saber mas, se fueron sin mas y no me quedó otra que sentarme de nuevo pensando en mil maneras diferentes de acabar con la enfermera. Por fin salió el médico y volví a acercarme, dijo que Mike estaba bien, lo que fue un alivio en parte, pero necesitaba verle, no iba a estar tranquila hasta ver por mi misma que estaba bien, pero el médico no tenía la misma opinión y me mandó para casa.-quiero verle-dije dejando claro que no era una pregunta si no una afirmación-no se lo aconsejo señora, todos sabemos de su estado y no es recomendable que se altere, su marido esta bien solo algo desorientado se lo aseguro-comenzó a decir el médico pero me daba igual lo que dijera o me dejaba entrar o entraba con mi propio permiso-pues si esta bien no hay motivo para alterar...-vale ya me estaba alterando y en el peor momento por que se nos acercó mi propio médico, vale esto de ser ministra hay veces que no viene nada bien... -no me iba a hacer caso por una vez?-dijo nada mas acercarse, ¿pero como quieren que no me altere?-le dije que dejase de preocuparse por el director, esta en buenas manos, váyase a casa y descanse un poco-volvió a repetirme ahora mi médico-solo quiero verlo, se supone que esta bien no me tengo por que alterar-respondí con reproche-esta bien pero tiene que recuperarse ministra váyase a descansar, la mantendremos informada-dijo ahora el médico de Mike, y luego me preguntará por que no me gusta ir al médico...-ya lo ha oído, el tiene que descansar y usted también-corroboró mi médico-váyase a casa-lo que me faltaba ahora hablan los dos a la vez...-quiero verle y no me voy a ir casa hasta que no vea por mi misma que esta bien-dije hartándome ya de tanta charla, no pedía tanto!-si tanto se preocupan por que me cuide dejad que entre y luego me voy reposo y todo lo que quieran pero hasta entonces nada-los dos médicos se miraron y al final el de Mike me abrió la puerta de su habitación y entre corriendo, no cerraron la puerta si no que se quedaron allí como perro guardianes, me preguntaban si de verdad eran médicos no solo parte de la seguridad que me acompañaba cuando salía, eran igual de insoportables muchas veces. Me acerqué corriendo a Mike que estaba sentado en la cama con la espalda apoyada en un cojín, tenía mala cara, no podía esperar verlo sonriente cuando acababa de casi morirse. Mi primera intención fue abrazarlo o darle un beso, pero me lo pensé dos veces después de verlo, no quería hacerle mas daño si estaba mal, me daba miedo que pudiera ser yo la causa por la que le pasara algo otra vez-¿como te encuentras? no me creo nada de lo que diga tu médico...-le puse una mano en la mejilla mientras me sentaba en un hueco frente a él.




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Mar Abr 10, 2012 10:18 am

Desde la habitación, si me quedaba en silencio podía escuchar la conversación que mantenían afuera. Mi médico intentaba convencerla de que estaba bien, mentía pero era lo mejor que podía hacer en esos momentos pero al parecer ella, con lo cabezota que ya era en si, seguía con querrer verme para que sus propios ojos lo confirmaran. Poco después escuché una tercera voz, al parecer debía de ser el propio médico de Artemisa, y ella se enfrentó a los dos sin preocuparse mucho. Por la voz de ella y por saber como era ya podía notar como se comenzaba a artar de la situación, deseando que la dejaran entrar de una vez, por el bien de ella , no por el mío ya que yo prefería morir antes de que a ella le pasara algo. De repente no escuché nada, ni una sola palbra y poco después entró Artemisa en la habitación. Me alegré mucho verla, pero me inquietaba que al verme ella pensara que me pasaba algo grabe, porque ya solo al ver mi expresión se notaba que algo no iba bien. Me preguntó como me encontraba y no respondí hasta sentir su mano sobre mi mejilla y que se sentara en un hueco frente mía. Incliné mi cabeza hacia alante y luego mi espalda para acabar estar apoyado encima de su hombro y poder rodearla con los brazos – mal y aliviado, pensar que mi vida se podría haber acabado hace unos instantes no es agradable – dije en voz entrecortada y en voz baja, no pensé que las primeras palabras que le diría serían justo tan pésimas. Las lágrimas que humedecían mis ojos llegaron a resbalar y humedecer mis mejillas. Ese pensamiento de estr al borde de la muerte, de no poder vivir el crecimiento de tus hijos, estar al lado de la mujer que tu amas y tener una vida mas o menos normal, dentro de lo que cabía, pensar que eso se estuvo a punto de eliminar en un solo momento era la sensación más pésima que podía tener. Luego me separé un poco de ella recordando lo que ella tenía que hacer – vete a casa, descansa, si es necesario mañana no vayas al trabajo, trabaja en casa, pero descansad, los dos – pasé mi mano derecha suavemente por su vientre, esperaba que esta vez si que fuera todo bien, sin problemas, tener a mi hijo entre los brazos de una vez y no tener que sentirlo a través de su madre, que a pesar de que también era una forma bonita sentirlo directamente era aun más bonito. Un médico entró a la habitación, el médico de Artemisa al parecer – señora es mejor que se vaya ya a casa, el señor director y usted deberian de descansar – dijo el médico esperando a que Artemisa saliera de la habitación para él luego salir detrás.
Durante la noche practicamente no dormí nada de nada, temía que me volviera a dormir y en ese caso mi corazón volviera a darle por parase. Temía eso, no quería morir, primero por que a pesar de aún no haber vivido parte de mi vida, no querái dejar a tantas personas, y sobretodo no quería dejar de poder vivir momentos con ella, esa persona tan especial en mi vida que me concedía un hijo, un descendiente de mi familia, alguien a quien cuidar y enseñar a ser buena persona. Por la mañana a pesar de haberme traido el desayuno para que comenza a comr por mi cuenta, no me apretecía comer nad de nada, las ganas de comer algo se me fueron, o para decirlo de alguna manera no aparecieron desde que estaba aquí. Decidí que ya uqe no hacía nada irme a duchar después de preguntar al médico si ya podía y él darme algunos consejos para que no me cansase tanto. Sabía que en caso de emergencia pordía llamar a los médicos. Me fui a duchar y tardé algo más de lo común, ya que todo lo hacía lentamente. No paso nada por lo que todo lo hice tranquilamente. Salí del cuarto de baño y a pocos metros de llegar a la cama notaba como mis piernas comenzaban a fallar y me caí al suelo. Acabé tumbado al suelo ya que no podía levantarme solo y mi pierna dolía bastante.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Jue Abr 12, 2012 8:32 am

Cuando por fin los médicos me dejaron entrar y me senté frente a Mike, le pregunté como estaba, tenía muy mala cara, imaginaba que era normal no se que se te pare el corazón no debe ser algo fácil de sobrellevar. Apoyó la frente sobre mi hombro y se abrazó a mi, oí como respondía a mi pregunta, con voz entrecortada y muy bajito, no estaba tan bien como había dicho el medico, le rodeé el cuello con los brazos abrazándole fuertemente, si yo ya estaba asustada por haberlo visto así él que era quien lo había vivido tenía que estar peor aun y no me imaginaba como sería eso. Le dí un beso en la mejilla tratando de calmarle un poco-Pero no ha pasado nada al final-le sequé las lagrimas con la mano y me dijo que nos fueramos a descansar yo y el bebé, ya lo había visto y no podía hacer tampoco mucho asi que al final me fui y nada mas llegar cai completamente dormida en la cama, estaba cansada de haber dormido tan mal los ultimos días y por el agovio y todo asi que me hacía falta, no me desperte en absoluto hasta que día siguiente a las doce de la mañana, si que necesitaba descansar cuando me levante lily había levantado ya a gabriella y había desayunado pero no había dejado que la niña me levantase viendo lo cansada que estaba. pase un rato con ella, hasta la hora de comer, comimos las dos juntas y despues de eso me preparé para hacerle una visita a Mike, al llegar a la habitación lo vi en el suelo y corri hacia el para ver que pasaba-¿que te ha pasado?-pregunte sorprendida mientras le ayudaba a ponerse en pie




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Vie Abr 13, 2012 12:44 am

Ella dijo que al final no había pasado nada, y era aliviante pensar en ello, no había pasado nada, no continuaba con el corazón parado, pero igualmente tenía miedo, quería seguri viviendo y seguir formar parte de la vida de los seres más importantes de mi vida, los que me dejaron huella y los que seguirán dejándome huella . Pasar incluso los malos momentos y superarlos para dejar paso los buenos, eso era lo que quería y no morir. Antes de quese fuera me secó las lágrimas y estaba un poco más tranquilo.
Al ía siguiente, poco después de que cayera al suelo Artemisa entró en la habitación y me ayudó a levantarme, me preguntó que era lo que me había pasado complemtamente preocupada – quería comprobar un poco la temperatura del suelo – dije con algo de burla pero en voz seria, mi voz ya sonaba un poco más normal. Cuando me levanté me apoyé un poco a la cama, no quería estar tumbado pero tampoco quería estar completamente de pie y tener el riesgo de volver a caerme, por lo que me quedé apoyado en la cama – me faltó la fuerza – dije ya quitando la broma y diciendo lo que ella quería saber.
La cogí de la mano y la estiré para que se acercara a mi para poder apoyar mi barbilla encima de su hombro y abrazarme a ella suavemente. La echaba de menos y después de este susto, aunque ya habían pasado alguans horas, seguía siento mi pensamiento principal y el miedo de que en cualquier moment omi vida se acabase seguía siendo muy eleveda. La necesitaba a ella para distraerme un poco. Al cabo de un rato en silencio abrazados, me separé de ella. Aparté un mechon de pelo de su cara con suavidad – que te pasó ayer? – dije recordando la conversación que escuché afuera de ella y los dos médicos, el mío y el de ella. Parecía que ella se comenzaba a alterarse y no debía y por eso surgió esa conversación entre ellos tres. Mientras escuchaba su explicación acaricié suavemente su vientre, con tranquilidad, y de algunam anera viendo como un futuro, como si tuviera más meses, pero debía de ser por el anterior embarazo, el anterior... si no fuera por mi culpa ahora mismo en vez de vovler a estar enel principo ya tendríamos un bebé entre brazos, pero lamentablemente cometí ese fallo y perdimos por mi culpa nuestro primer bebé que no había llegado a ver el mundo. Pero podía considerar esta vez una segunda oportunidad, íbamos a llegar hasta el final del embarazo, al menos ella podía asegurarse de que dos personas iban a estar más encima de ella que nunca, su médico y yo personalmente. Esperaba que no se llegase a agoviar, pero era por el bien de los dos.
Recordé la revisión de esta madrugada, se podría decir, porque no llegó a ser más tarde para que se considerase manana. Tenía que informar de lo que me habían dicho – mi médico me dijo que me estaba recuperando rápidamente, pero que igualmente no puedo salir del hospital hasta que no tenga la fuerza suficiente, o también me han dado la opción de recuperarme en casa, un servicio del hospital que tenemos para que los pacientes se recuperen mejor, solo que si hay que llevar alguna máquina o algo del hospital que suele pasar no sabría que le podríamos decir a Gabriella, yo creo que esperaré mejor aquí y luego cuando esté mejor me recupero en casa, que te parece? – su opinión erai mportante para mi ya que ella también sufría en parte, seguramente que deseaba que volviera lo más antes posible a casa, a la normalidad y que volviera a dormirme a su aldo y luego al despertar verme, o comer todos juntos o esas tonterías que a pesar de que eran tonterías eran cosas que marcaban nuestras vidas y cosas que nos hacían felices.
Después de informar sobre eso me senté en la cama, ahora me apetecía estar sentado, algo que teníamos los dos en común es que no nos podíamos estresar y teníamos que hacer todo lo posiblep ara estar tranquilos. Al menos teníamos motivos para no discutir, aunque hacía mucho tiempo que no discutíamos porque normalmente no había motivo para ello, si acaso nos molestabamos un poco, pero eso se solucionaba enseguida.
Poco después en mi mente pasó un recuerdo y no pude evitar reir un poco, al menos ahora estaba un poco más animado, seguro que era solo con su precencia que conseguía esos ánimos- ahora nos tenemos que dar dos banyos al menos, te acuerdas cuando tu estabas? Dijistes que nunca nos habíamos banyado juntos o nos metimos en una piscina, ya sabemos como podernos relajarnos en caso de algo de estrés – al menos yo creía que iba a ser una muy buena manera para relajarnos si estábamos con estrés, además de que con un ambiente bueno y entando solos ya eran dos grandes pasos para quitarnos cualquier pensamiento y relajarnos, y además pasar tiempo juntos.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Vie Abr 13, 2012 10:05 am

Le miré algo enfada cuando soltó la broma de la temperatura del suelo, era bueno ver que había recuperado el sentido del humor pero yo no tenía ganas de broma después de todo lo que había pasado, al final me dijo que era por que le había faltado fuerza-deja de hacer cosas que no puedes y vuelve a meterte en la cama, que vas a probar la temperatura otra vez-dije rodando los ojos, no tenía que hacer esfuerzos que no podía hacer igual que yo, los dos estábamos mas sensibles que nunca, solo que yo si me podía mantener en pie al menos -vuelve a tumbarte Mike-dije seria al ver que se apoyaba solamente en la cama que no volvía a tumbarse, no quería verle otra vez en el suelo y que se hiciera daño a vete a saber qué al caer. Pero en vez de hacerme caso me cogió de la mano tirando de mí hacia él, y me abrazó con suavidad dejando la barbilla sobre mi hombro. Yo también me abracé a él en ese momento y cerré los ojos, había echado mucho de menos estar rodeada por sus brazos de nuevo como solía estar antes, era donde mejor me sentía y sin duda alguna me hacía falta tenerlo cerca y así para asegurarme que estaba despierto de verdad y no era solo un sueño mio, eso era todo un alivio, no había pasado peores días que estos últimos sin saber si podría volver a abrazarlo así o iba a quedarme sin él para siempre, ni siquiera cuando perdimos al bebé me había puesto tan mal, por que en ese momento si sabía seguro que no iba a tener en mis brazos nunca a nuestro primer bebé, pero cuando el estaba en coma ni los médicos sabían si iba a poder despertar o no, y eso resultaba mucho peor que tener la perdida por segura. Había pasado un miedo terrible por la posibilidad de perderle. Se separó un poco de mí para preguntarme que me había pasado el día anterior mientras me apartaba un mechón de pelo. Casi no había pensado en ello pero el médico me lo había dejado muy claro aun tenía peligro de poder perder al bebé por culpa de una tontería mía, no me gustaba nada esa idea, perderle por segunda vez y esta vez directamente por algo que yo hubiera hecho, me abracé de nuevo a él, apoyando la frente en la base de su cuello-Me desmayé un momento cuando las enfermeras me hicieron salir de la habitación, y mi medico y el tuyo se aliaron para no dejarme verte y mandarme a casa a descansar, según el mio tengo que dejarme de estrés y relajarme bastante mas de lo que he estado estos últimos días, aun tengo peligro de perder al bebé, por el estrés y por algunas heridas internas del hechizo, aunque se supone que están curadas y no deberían dar problemas, el médico quiere controlar mas el embarazo para prevenir cualquier peligro por mínimo que sea de la salud del bebé o la mía -por fuera no se veía ninguna cicatriz ni evidencia del hechizo del mortifago, había dejado mi vientre tal y como estaba antes con magia, pero según el médico eso solo era algo superficial y estético por que las heridas seguían estando allí aunque no se vieran y no debían de darme problemas ninguna por que estaban curadas. Dejé que me acariciase el vientre como lo estaba haciendo, con tranquilidad y suavemente, era la manera mas agradable de recordar que hay dentro estaba creciendo una pequeña vida que habíamos creado los dos y hasta cierto punto era una pequeña esperanza después de haber perdido al primero, yo misma había pensado en no volver a quedarme embaraza hasta que pasase todo y hasta habíamos pensado en mandar a Gabriella a un internado lejos de nosotros, para que no le hicieran daño, pero sintiendo su mano sobre donde estaba nuestro bebé, merecía la pena intentarlo otra vez, y esta vez si saldría todo bien sobre todo por que me imaginaba que iba a tenerle encima mía con que me cuidara y todo eso mas que la ultima vez, ninguno iba a dejar que nada afectara al crecimiento de nuestro hijo. Me contó lo que le había estado diciendo su médico a él-Yo creo que si que podrías irte a casa aunque hubiera que llevar la maquina esa y lo que sea, pero solo cuando sea seguro que lo de ayer no se puede repetir, ya le diremos a Gabriella que estas enfermo y por eso necesitas descansar, tampoco hace falta que le demos mucha explicación se va a alegrar solo con verte de nuevo en casa, igual que yo, pero solo si tu quieres y los médicos los consideran lo mejor, pero a mi me gustaría tenerte otra vez en casa.-desde luego me iba a quitar de todas las vueltas que daba en el día, aunque con la aparición facilitaba mucho las cosas, pero seguía estando siempre de un lado para otro entre la casa, el ministerio y el hospital, y veía estar en casa mucho mas agradable que estar en el hospital aunque el trabajaba allí y no era tanto como yo con esas cosas así que no sabía si eso lo veía diferente a mi. Al final se sentó en la cama, necesitaba mas descanso que yo y estar mucho de pie no le venía bien sobretodo viendo como había acabado en su intento de ponerse de pie, oí lo que dijo y no pude evitar sonreír un poco -pues ya sabes lo que te toca cuando estés bien-reí un poco mientras me acercaba a él para darle un pequeño beso en el cuello como solía hacer antes-y mas te vale darte prisa, en nueve meses no creo que vayamos a tener mucho tiempo para relajarnos, sobre todo tú-dije riendo-nos vas a tener que aguantar a Gabriella, a mi y medio mas como yo, será mejor que aprovechemos el tiempo los dos solos ahora. -si ya era difícil pasar ratos a solas los dos solos solo con Gabriella, cuando ademas tuviéramos a nuestro bebé recién nacido iba a ser imposible por lo menos hasta que creciera un poco




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Mike Coman el Sáb Abr 14, 2012 1:34 am

Cuando solté esa broma ella me miró con cierto enfado, imaginaba que no le iba a gustar para nada esa pequeña broma, pero al menos sifnificaba que mi humopr no se había ido. Me dijo que dejase de hacer cosas que no podía y me volviera a meter en la cama que sino iba a probar de nuevo la temperatura – en teoría ir ducharme si ue podía – al menos eso era lo que el médico me dijo, por suerte no me pasó durante la ducha y consegí al menos secarme y vestirme, por lo menos estaba cerca de mi destino, la cama, antes de caerme. Me dijo que me volviera a tumbar pero no pensaba volver a tumbarme, no me apetecía en esos momentos por lo que no hice nada y le hice contradicción al no tumbarme sino sentándome en la cama. Ella también me abrazó después de que yo la tirara del brazo y me abrazara a ella. Después de que yo le preguntara que eralo que había pasado ella se volvió a abrazar a mi y me contó lo que había pasado y sinceramente no me gusto mucho, por no decir completamente nada. Se había desmayado cuando salió de la habitación, al parecer, cuando me dió el ataque al corazón o al menos se me paró. Al parecer los médicos se habían aliado para no dejarla entrar en la habitación para verme, sino que querían que se fuera directamente a casa. Ella ahora lo que tenía que hacer era estar relajada y cuidarse mucho, además que como ella mismo dijo, tenía posibilidades de perder el bebé – yo creo que tenemos que tener cuidado en todo momento, incluso cuando sea el día del parto, que los médicos sean de gran confianza, pero no solo a nosotros sino creo que también a todas las mujeres que tendrán hijos, cualquiera puede pasarle lo que nos pasó a nosotros. Necesitan seguridad – yo quería que no nos pasara nada, pero tampoco podíamos pedirnos un trato especial en San Mungo por ser personas de gran importancia en el mundo mágico, sino que si nosotros recibiamos un trato, los demás también tenían que recibirlo. Además que los mortífagos podían atacar a cualquier familia para comenzar a atemorizar a la población. Era algo que teníamos que evitar, era nuestro deber como, ella de ministra, y yo de director de san mungo y jefe de aurores. Ella dijo que si que podría irme a casa aunque tubieramos que llevar esa máquina, pero solo cuando estábamos seguros de que mi corazón no iba a volver a pararse, no quise decirlo, pero yo estaba informado que en cualquier momento me podía pasar, porque era como un ataque al corazón, pero no quería preocuparla, ya tenía suficiente con una mente preocupada por eso, la mía. Asistí con la cabeza y decidí mentir – a mi me han dicho que no iba a volver a pasar, por lo que miraré a ver si el médico me deja vovler hoy a casa – Sonrió un poco al escuchar lo último que yo había dicho, eso era lo que quería, que sonriera, o incluso que se ría, era lo que me hacía feliz, ver que ella estaba feliz. Me dijo que ya sabía lo que me tocaba cuando estuviera bien, y que además más me valía darme prisa porque en poco tiempo, nueve meses si se podría considerar poco de verdad, íbamos a estar completamente ocupados, con Gabriella y uno más pequeño que aún necesitaba más cuidados, teníamos que sentirnos afortunados si podíamos dormir un poco – y hoy qué? En el agua no me puedo caer, y no va a volver a pasarme – alguna sensación decía en mi interior que ella no iba a aceptar, que iba preferir que pasara un par de días, pero si era ahora o otro día me era igual, lo principal en estos momentos era vovler a casa.

Mike Coman
Nuevo Usuario
Nuevo Usuario

Edad : 23
Mensajes : 4855
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 06/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Artemisa Coman Slytherin el Sáb Abr 14, 2012 10:41 am

-para eso esta lo de la legilimancia no? queremos estar seguros de que no hay nadie peligroso en puestos como esos o en ningún otro mas bien, y de paso terminar poco a poco de una vez con los mortifagos, cuanto antes los empecemos mejor, con suerte para dentro de nueve meses la mayoría de ellos estará en azkaban donde no puedan hacerle daño a nadie-o por lo menos eso esperaba yo con esto de los examenes era seguro que mas de uno atrapariamos no había duda de que alguien infiltrado tenía que haber para avisar de donde estabamos para hacer los ataques, lo que esperaba era que para cuando naciera nuestra bebé, él no corriera los mismos peligros que estabamos corriendo nosotros ahora, cualquiera podía ser un mortifagos incluso gente cercana a nosotros en cualquier momento podía atacarnos y que volviera a repetirse la historia de la ultima vez. - no solo a las mujeres que esten embarazas aún, acuerdate de como empezó todo esto con un niño que no llegaba al año, yo creo que profesores y pediatras deberían ser especialmente examinados, los niños son los mas debiles ante los mortifagos y los que menos culpa tienen de las guerras que libremos los adultos.-eso era algo que me parecía una gran injusticia pero eran cosas inevitables de la vida, quienes menos culpa tenían de nada siempre eran los mas pequeños y los que menos se podían defender. Dijo que le preguntaría al medico que si podía volver hoy a casa- ¿no te parece un poco pronto hoy? espera unos días tienes para estar descansando un buen tiempo, pero si se repite lo de ayer los medicos aqui pueden arreglar mas rapido lo que sea que te ocurra que si estas en casa, espera aunque sea un par de días que parezca que todo esta mas tranquilo, tampoco quiero ponerte en peligro por querer que estes en casa-era una opcion que en cierta manera me asuataba por que en casa no había medicos constantemente que revisaran su estado y puedieran llegar en un momento si pasaba algo nuevo, quizas no volviera a repetirse o tardase mucho tiempo en ello pero prefería que todavía estuviera bajo la vigilancia de los médicos por si había efectos recientes. -hoy tienes que descansar -le respondí con una pequeña sonrisa en los labios mientras pasaba la mano por su pelo-en cuanto estes en casa será de las primeras cosas que haremos si sigues queriendo-podía pedirle a lily que se llevase a gabriella a dar un paseo o a jugar fuera para poder estar los dos solos, no era algo a lo que soliera recurrir por que normalmente no me molestaba la niña para nada, los días practicamentes los dos los dedicabamos a ella y en las noches no daba problema alguno para dormir ella sola y tranquila en su cama. Pero esta vez relajarnos era algo obligado para los dos, cada uno por su motivo, pero ambos necesitabamos lo mimos, la menor cantidad de estres posible




Spoiler:


[imh]http://img841.imageshack.us/img841/4568/avatardearte.png[/img]



]
avatar
Artemisa Coman Slytherin
Ministra de Magia
Ministra de Magia

Edad : 22
Curso o empleo : Ministra y magistrada del Wizengamot
Mensajes : 2783
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Localización : Londres o Godric's hollow

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 403

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.